Pedro Segundo Tavacca

sábado, 30 de abril de 2011

EL MUNDO OCULTO


EL MUNDO OCULTO

El día 21 del corriente en esta Sección se publicó una carta del Sr. Alberto
Feldman bajo el título “Fantasmas en la ciencia” vinculada con una de mi autoría que
apareció el día 20. Todo se originó en un valioso artículo periodístico aparecido en este
diario el día 17 bajo el título “Las casas de los fantasmas”, considerando problemas
que atraen públicamente y que han comenzado a tratarse en forma científica.
Sobre esta cuestión el 18 de abril de 1857 Allan Kardec publicó “El libro de los
espíritus” en base a las experiencias que venía realizando en los cuales intervino
posteriormente el astrónomo Camille Flammarion, quién entre múltiples obras sobre
astronomía, publicó también “La muerte y sus misterios” y “Las casas encantadas”. Eso
fue un hito en la historia de la humanidad. Se había abierto el camino hacia el mundo
oculto cuyo tratamiento oportunamente estuvo vedado y hasta condenado con
terribles castigos.

A fines del siglo XIX surge en India la Sociedad Teosófica fundada por Henry S.
Olcott y Helena Petrona Blavatsky quién escribió “La doctrina secreta”, en la cual
actuaron investigadores dotados de las necesarias facultades para pronunciarse sobre
fenómenos paranormales los cuales fueron seriamente considerados. A principios del
siglo XX aparece La Fraternidad Rosacruz fundada por Max Heindel, también dotado de
condiciones aptas para la percepción extrasensorial, quién escribió “El Concepto
rosacruz del cosmos”. Estas dos últimas Instituciones coincidían, salvo insignificantes
diferencias, en que el hombre es esencialmente inmaterial requiriendo para
manifestarse tres cuerpos sutiles, a saber: cuerpo vital, asiento de las actividades
orgánicas inconscientes; cuerpo de deseos, asiento de la actividad emocional y cuerpo
mental, asiento de la actividad racional, todos dentro de un cuerpo físico. Una vez
fuera del mismo, al morir, el ser inteligente o inmaterial, como se le podría llamar,
ingresaría a otra región o dimensión, inmerso sólo en los tres cuerpos sutiles a los
cuales se ha hecho referencia, para iniciar desde allí una trayectoria que escapa al
tema principal ahora en consideración. Se decía que a veces los “muertos” desean
entrar en contacto con sus seres queridos valiéndose de los más variados recursos.
Para los investigadores, en otros casos, algunos de los llamados “espíritus” no son
“muertos” sino sólo formaciones de levísima materia vitalizada, que suelen percibirse
como figuras o sonidos carentes en absoluto de inteligencia. Eso puede ocurrir en
algunas “casas encantadas” por lo cual no hay una regla general para aplicarse en
todos los casos. Como se ve, nuevos horizontes se han abierto en la búsqueda de las
respuestas a lo que ocurre después de la muerte.

Pedro S. Tavacca
tavacca.pedro@gmail.com


* * *

El valor del optimismo

El valor del optimismo


El vocabulario corriente hace uso de los términos "mala onda" y "aura negativa", que en su simpleza encierran una gran verdad. Una persona portadora de contrariedades y de problemas emite una vibración u onda negativa que es captada por aquellos con los cuales se pone en contacto, a pesar de que no pronuncie palabra alguna. Con relación a lo que se denomina aura, es la "atmósfera inmaterial que rodea a ciertos cuerpos". Hasta algunos le han adjudicado colores indicativos de la calidad vibracional cuando se trata de personas. El rojo indicaría violencia, el gris depresión o tristeza, el negro maldad, el amarillo inteligencia y el celeste espiritualidad. No todo termina en la onda vibratoria y los colores del aura sino que estas variables son generadores de cambios hormonales. Una persona violenta está generando permanentemente adrenalina, la cual le causará elevación de la presión arterial ,y en el caso de otra aquejada de crónica tristeza quizás esté próxima a una enfermedad, como ya lo ha comprobado la ciencia médica. La persona equilibrada y afectuosa autogenera hormonas benignas que influyen positivamente en su salud transmitiendo su buena disposición a los demás; sin embargo las vibraciones negativas que se puedan autogenerar atraen a las similares que nos rodean incrementando las propias con natural perjuicio. Todos debemos enfrentar hechos que nos contrarían pero la cordura indica que debemos recibirlos no con inoperante resignación, sino con constructiva laboriosidad y sin desequilibrios emocionales. A menudo hechos negativos fueron comienzos de favorables circunstancias. Si algo que nos sucede motiva nuestro desagrado en lugar de reaccionar torpemente hemos de investigar su causa, porque suele ocurrir que la misma ha sido motivada por nuestro inadecuado comportamiento. Se ha dicho con razón que todos generamos nuestro destino. Es fundamental vivir animados por el optimismo pues en tal forma generamos un aura positiva atrayendo las similares que están alrededor. La "buena onda" allega hechos positivos.

Pedro S. Tavacca

tavacca.pedro@gmail.com

http://www.lacapital.com.ar/ed_impresa/2010/1/edicion_438/contenidos/noticia_5650.html

* * *

Hacia una nueva humanidad

Hacia una nueva humanidad

  • La conocida imagen de un buitre observando amenazadoramente a un niño originó la fotografía tomada en Africa por el periodista gráfico Kevin Carter, que obtuvo el premio Pullitzer 1994 y que podría considerársela como el logotipo representativo de nuestra actual civilización en la cual los niños y los indefensos son las primeras víctimas de los que ejercen el poder. Hagamos un simple recorrido y comencemos diciendo que vemos con perplejidad que algunos países vecinos como Chile, Venezuela y Brasil están adquiriendo armas y reforzando sus fuerzas de mar, tierra y aire y que este último supuestamente proyecta la fabricación de una bomba no convencional, todo en un continente caracterizado por un harto deficiente nivel educativo. Los sabios egipcios y griegos que tenían conocimientos muy profundos fijaron el devenir de la humanidad en eras que se han ido sucediendo una tras otra a través de milenios. Está comenzando a asomarse ahora la que se caracterizará por la conquista del espacio por parte del hombre, el auge de las comunicaciones inalámbricas y lo que más nos interesa en estos momentos, por el despertar del altruismo entre los seres humanos. A no dudarlo, la desarmonía que reina a nivel general se origina en el desequilibrio personal de cada uno de los individuos que integramos el conjunto, sin excepción alguna, en mayor o menor medida. Para ir solucionando esto progresivamente sus integrantes deberíamos ir preparándonos desde la más temprana edad recibiendo una adecuada educación, que consiste en el proceso mediante el cual una persona despierta su capacidad intelectual para llegar a pensar adecuadamente o sea a discernir correctamente sobre cosas, hechos o ideas. Deberá favorecerse también, en el niño, el despertar de la sensibilidad para poder entrar en contacto emocional con todo lo que le rodea, lo cual le permitirá, en el futuro, ser amable, comprensivo y afectuoso. Actualmente es ideal para nuestro país y toda Sudamérica la creación de más y más escuelas primarias que pueden llegar a ser células generadoras de valiosa educación en especial en una edad que es crucial en la vida humana. Los seres más preclaros que pisaron la Tierra y ejercieron una notoria y positiva influencia sembraron la semilla del equilibrio, la concordia y el afecto. Es el único camino para que nuestra civilización pueda estar representada por un logotipo con la presencia de una paloma blanca desplegando sus alas sobre una multitud de niños alborozados provenientes de todas las razas y naciones entonando canciones impregnadas de felicidad y alegría, como sólo las saben entonar esos pequeños seres merecedores de nuestro mayor afecto.

1ª PONENCIA




1ª PONENCIA

Ordenemos nuestro mundo interior
y la Fraternidad Rosacruz cumplirá plenamente sus objetivos

FUNDAMENTOS

Max Heindel decía en “Enseñanzas de un Iniciado”, pág. 193; “Es triste, sin embargo,
darse cuenta de que a pesar de nuestras buenas intenciones ha de venir un día en que la
Fraternidad Rosacruz tendrá que seguir el camino de todos los demás movimientos
semejantes. Instituirá leyes y la usurpación del poder causará su cristalización y
desintegración. Pero tenemos el consuelo de que entonces nacerá de sus ruinas algo más
importante y mejor, como ha nacido igualmente de otras estructuras que habían servido
ya a sus fines y que están actualmente en camino de disolución.”.
En otro lugar de sus publicaciones decía: “Análogamente hoy, cuando el cristianismo
parece casi olvidado ¿nos permitiremos ser apartados del Sendero por los hermanos de
la sombra? ¡Seguramente que no! ¡Aprieten las filas Probacionistas! ... Rehabiliten la
Causa de Cristo y ustedes llegarán a obtener una gran recompensa en el crecimiento
anímico.” Con el advenimiento de la Era de Acuario ahora ha llegado el momento en que
pongamos en juego nuestra mayor pasión para obtenerla.
En primer término hemos de profundizar en las Enseñanzas para comprender su más
oculto sentido y razón de ser. En segundo lugar valoremos el mensaje de la Astrología la
cual nos permite conocer nuestra relación con el Cosmos dentro del cual evolucionamos
y adquirimos experiencia.
Hemos de esmerarnos asimismo en la realización de los distintos Servicios del Templo,
los cuales nos permiten devocionalmente unificar, potenciar y expandir nuestros más
puros sentimientos.
Resulta, fundamental e ineludible la práctica de los “Ejercicios Espirituales” teniendo
especialmente en cuenta la sugerencia que nos dejaron los Hermanos Mayores en la Nº
VII de las “Cartas Rosacruces”, que decía entre otras cosas, “El aspecto externo de la
constitución humana puede estudiarse por medio de métodos externos, pero el
conocimiento de su organismo invisible sólo se alcanza por introversión y estudio de sí
mismo. El más importante consejo que hemos de darte, es por tanto APRENDE A
CONOCERTE TU PROPIO YO”.

Este tema debe considerarse en profundidad a través de Páginas o Foros Rosacruces, a
lo cual me comprometo a llevar a cabo humildemente en forma personal porque es un
tema de mi predilección, con miras a que podemos ahondarlo, ingresando así, en el
camino de nuestra auto transformación. Si ordenamos nuestro mundo interior
comenzaremos a resolver nuestros impedimentos personales alojados en lo más
profundo de nuestro ser. Posibilitaremos así que pueda concretarse en una mayor
medida lo que proyectaron los Hermanos Mayores de la Orden Rosacruz a fin de
“continuar paciente y asiduamente la buena obra, para que perdure y sea un
instrumento más poderoso que cualquiera de sus predecesores para la elevación de la
humanidad”.

RESOLUCIÓN

Por lo expuesto el 7º Encuentro Rosacruz Americano sugiere que debe adjudicarse,
dentro de los Centros y Grupos, la seriedad que merece la profundización teórica de las
Enseñanzas; la realización respetuosa de los Servicios del Templo; la sensatez que merece
el estudio de la Astrología; y la trascendencia de la práctica de los Ejercicios Espirituales
Rosacruces, en especial la ardua tarea del autoconocimiento.
Pedro S. Tavacca – Probacionista 6945

2ª PONENCIA

Diseminación de las Enseñanzas

1) Por medio de la Prensa Oral y Escrita:
Es necesario hacerlo ahora con mayor intensidad, a partir de este año, porque sí bien
las Páginas pertenecientes a estudiantes rosacruces pueden permitir un intercambio
de opiniones entre nosotros; no es de menor importante hacer uso de los medios que
usa la gente que no conoce nada de nuestras Enseñanzas. Por medio de “Cartas de los
lectores” del diario “La Capital” de la ciudad de Rosario, decano de la prensa argentina,
se han publicado últimamente un buen número de informaciones vinculadas con las
mismas, dentro de una estructura de 250 palabras, dando lugar a que las Enseñanzas
se hagan públicas. Se adjuntan dos de las varias fotocopias de temas que están
actualmente en discusión.
Es necesario que en todos los Centros se lleve a cabo la publicidad necesaria para
que las Enseñanzas se continúen diseminando.

2) Por medio de un Manual Rosacruz:

Es urgente dar cumplimiento a la imperiosa necesidad de efectuar una modesta
publicación de no más de 100 a 150 páginas que sinteticen la bibliografía rosacruz
para su distribución entre posibles interesados en conocerlas. Hay que designar a los
redactores del proyecto que deberá concluirse antes de fines del otoño (ARG).

Pedro S. Tavacca – Probacionista 6945

* * *

La reencarnación no se demostró (II)

La reencarnación no se demostró (II)



Contestando amablemente una carta del 28 del mes pasado, me limitaré a traer a colación apreciaciones de notables ocultistas. El legendario Hermes Trismegisto, Platón, Pitágoras, Blavatsky, Besant, Max Heindel y otros coincidían en que existen siete planos de manifestación en el Cosmos en uno de los cuales, el material, nosotros actuamos. Cada uno en lo más íntimo de nuestro ser, somos una mónada o chispa divina generada por el Creador, dentro de un número infinito y todos estamos evolucionando a través de dichos planos, yendo y viniendo, lo cual genera la reencarnación con la consecuente ley del karma. La mónada está envuelta en un cuerpo mental, uno emocional y uno vital, que se interpenetran dentro de un cuerpo físico. Este está unido a la terna de cuerpos mencionada por lo que se ha llamado "cordón plateado", cuyo corte o destrucción provoca la muerte que se produciría dentro de los tres días, aproximadamente, de la cesación de los signos vitales tradicionales. Sugieren, por lo tanto, no cremar cadáveres dentro de ese lapso. Como esto no es de aceptación unánime, lamentablemente pueden ocurrir hechos como el publicado por La Capital el día 18/02/10 que rezaba "La dieron por muerta y revivió en una funeraria". Se trataba de Noelia Serna que estuvo internada en el Hospital Universitario de Cali (Colombia). Cuando la ciencia oculta sea debidamente comprendida cambiará en muchos aspectos, favorablemente, el comportamiento humano. Al respecto puede leerse al doctor Brian Weiss en "Muchas vidas, muchos sabios", Annie Besant en "Reencarnación y Karma" y Max Heindel en "Concepto Rosacruz del Cosmos".

Pedro S. Tavacca,

tavacca.pedro@gmail.com

* * *

http://www.lacapital.com.ar/ed_impresa/2010/3/edicion_519/contenidos/noticia_5052.html

*

LEY DE CAUSA Y EFECTO

Hermes Trimegisto

LEY DE CAUSA Y EFECTO

Un legendario sabio egipcio, Hermes Trimegisto describió siete leyes como vigentes en la Tierra, quizás también en el Sistema planetario y el Cosmos, a una de las cuales llamó de “causa y efecto”. La misma se sintetiza diciendo que cualquier efecto proviene de una causa y cualquier causa produce un efecto. En nuestro país, dentro del quehacer humano, nos están sorprendiendo hechos altamente lamentables originados en causas perfectamente determinadas. Con honda preocupación se percibe un auge de la delincuencia, protagonizada especialmente por jóvenes adictos a la droga y el alcohol. Indudablemente ellos se manejan dentro de muy limitados parámetros psicológicos, por supuesto resultantes de una deficiente educación. Cualquier ser humano es digno de recibirla y dentro de sus posibilidades tiene el deber moral de colaborar para que se la brinde a los demás. Aclaremos que la misma no consiste sólo en adquirir conocimientos librescos sino también en favorecer el despertar de la sensibilidad y el afecto.

La totalidad de los funcionarios, ya sean nacionales, provinciales o municipales deben asumir con mayor vehemencia estas elementales verdades ya que la educación es el motor que genera la grandeza de los pueblos, que son los que deben sentir profundamente la necesidad de que se recojan sus frutos que influyen en todos los niveles, en beneficio común. Si esto no se comprende, la ley de “causa y efecto” nos hará padecer cada vez con mayor intensidad los efectos altamente preocupantes que estamos comentando, porque no se ha trabajado sobre sus causas más profundas, llevando a cabo asimismo, con mayor acierto, la adopción de justas y usuales medidas de prevención y vigilancia.

De todo este complejo problema todos somos responsables, en mayor o menor medida, pero por lo visto hasta ahora no lo hemos evaluado en su adecuada dimensión.

Pedro S. Tavacca

tavacca.pedro@gmail.com

* * *

FUNES Y SU PARQUE RECREATIVO

15:40 25-02

FUNES Y SU PARQUE RECREATIVO

Las primeras gestiones del colonizador Tomás J. de la Torre para fundar el pueblo de San José, las realizó en la ciudad de Rosario, a mediados de 1874: El diario “La Capital” manifestaba: “Trátase de la fundación de un pueblo en la línea del Central Argentino, a 16 kilómetros de Rosario, es decir, en un punto intermedio entre esa ciudad y Roldán.
Las primeras gestiones del colonizador Tomás J. de la Torre para fundar el pueblo de San José, las realizó en la ciudad de Rosario, a mediados de 1874: El diario “La Capital” manifestaba: “Trátase de la fundación de un pueblo en la línea del Central Argentino, a 16 kilómetros de Rosario, es decir, en un punto intermedio entre esa ciudad y Roldán. El ferrocarril, al principio dos veces y luego cuatro al día, parará en el paraje designado para ser convertido en pueblo que será llamado San José. El terreno elegido es magnífico y tan hermoso como es posible hallarlo a tan corta distancia de la ciudad. Sus accidentes le dan todos los atractivos de la hermosa vista y los alicientes de una salubridad perfecta, garantida por su desahogo y sus declives felices”. Un anunciado paseo hasta el pueblo fue una realidad el 9 de marzo de 1875 y a la hora convenida el tren expreso partió a las diez de la mañana desde la estación Rosario Central hasta la estación Bandera recientemente instalada por la empresa del Ferrocarril Central Argentino. El viaje duró sólo veinte minutos y los paseantes en número de 400 fueron agradablemente impresionados por el alegre aspecto que ofrecía el terreno que es la preciosa ladera de una cuchilla en los campos que rodean a Rosario. La llegada fue muy grata, propendiendo a esto la Banda de música, contratada al efecto. Los visitantes quedaron gratamente sorprendidos ante la cantidad de pájaros que surcaban el aire, deteniéndose algunos en los agrestes follajes donde entrelazaban sus nidos. Los había de cautivantes colores que se mezclaban con nubes de vistosas mariposas, todo actualmente diezmado por las fumigaciones agropecuarias que han hecho desaparecer hasta las lechuzas y los sapos. Estos existían como plaga, lo cual en algún momento indujo a llamar al pueblo “San José de los sapos”. Del análisis de la documentación existente sobre la creación del pueblo San José, surge que con la promulgación de la Ley del 19 de agosto de 1875 quedó sellada su suerte. Claro está que, si tomamos como referencia la fecha en que de la Torre inició las gestiones para crear el pueblo, deberíamos expresar que el mismo fue teóricamente creado el 1º de Mayo de 1875. A partir del 10 de mayo de 1875 los trenes que hacían el recorrido desde Rosario hasta Tortugas y viceversa se detenían en la primera estación saliendo de Rosario, denominada “Bandera”. A partir del 23 de junio de aquel año la estación se llamó AVILA-FUNES y el domingo 27 de agosto de 1893, el nombre de la estación fue cambiado por el de Funes, haciéndose notar que los nombres que se fueron adoptando respondían a los apellidos de los distintos dueños de la tierra originaria en la cual iba a surgir el pueblo. La belleza de paraje motivo a muchos interesados en adquirir lotes con lo cual el pueblo comenzó a crecer con las alegrías y las penas de los primeros pobladores que siempre sintieron por él un verdadero afecto viviendo en un principio con la mayor armonía, animados por un sano sentimiento de familia grande. El pueblo se fue integrando con colonos dedicados a la agricultura y ganadería primordialmente a la producción lechera. Se funda una escuela, una parroquia y otras dependencias y en estos últimos tiempos surgió un periódico “La Verdad Funense” bajo el lema: “Hay tres verdades: la tuya, la mía y la verdad”; pero quedó incumplida una imperiosa necesidad que en otras poblaciones fue plenamente cubierta; cual es la existencia de un parque recreativo ricamente arbolado. A Funes, en estos últimos tiempos, después de convertirse en ciudad, se le presentó la brillante oportunidad de ir contando con espacios verdes destinados a plazas y lugares para recreación, surgidos de los loteos y barrios cerrados que se hubieran generado. Actualmente, según datos extraoficiales, existirían dos importantes fracciones sobre las cuales el municipio tendría inalienables derechos de propiedad. Una es de 8,8 Has en las adyacencias de la autopista Rosario- Córdoba y Ruta S34 y otra de 12 Has en las cercanías del Club Israelita, los cuales han sido celosamente mantenidos por el municipio. La creación del Parque Recreativo es una obra prioritaria para Funes que debe generarse por la Municipalidad con la estrecha colaboración de los vecinos, porque dentro de muy pocos años podría adquirir valor turísticoen el litoral si todo se maneja con sumo desinterés y vocación de servicio, lo cual traería ingentes beneficios a la ciudad. Imaginemos lo que sería contar con varias manzanas con árboles como existen en la modesta plaza ubicada sobre la Ruta Nº 9 cuyas especies fueron colocadas hace alrededor de cincuenta años. Funes siemprecontó con muchos vecinos entusiastas de la más disímil categoría social, como ser profesionales, trabajadores, artistas o padres de familia que trabajaron con desinterés por el bien común sólo por amor a la obra, lo cual en esta particular circunstancia puede volver a repetirse. Sólo se requiere, en este caso, comprender el valor de esta iniciativa, que no es superflua sino indispensable para el mantenimiento de la salud de la población, su bienestar y equilibrio emocional. Ha venido gente capacitada a la ciudad para colaborar en la tarea de que se transforme realmente en Jardín de la Provincia, tal como era la aspiración de Tomás J. de la Torre y que ha perdurado de generación en generación. Eso dará lugar a que allí puedan celebrarse reuniones de artistas y disertantes de la más variada índole, o sea transformarse en el origen de un centro cultural. A las tierras las tenemos, indiscutiblemente la buena voluntad de las autoridades municipales también; sólo nos queda ponernos a trabajar sobre algo que entre todos podemos hacer realidad.

Pedro S. Tavacca (tavacca.pedro@gmail.com)

* * *

"Ciudadanos históricos"


Dr. Juvenal Rimini y Pedro Tavacca

"Ciudadanos históricos"

El Dr. Juvenal Carlos Rimini, Intendente de FUNES (Provincia de Santa Fe) con motivo de cumplirse el 131º Aniversario de la Fundación de la ciudad, resolvió designar "ciudadanos históricos" a setenta y dos vecinos que habían cumplido a esa fecha setenta años de residencia continuada en la misma. El Dr. Rimini desde hace muchos años viene desempeñándose con la mayor eficiencia como médico de cabecera de Pami y quizás ése fue el hecho que le hace comprender a la gente de la tercera edad, tantas veces postergada y a menudo no digna de ser tenida en cuenta en la medida que se lo merece por la sabiduría y la experiencia que muchos de sus integrantes han sabido atesorar. No por casualidad en la antigüedad se escuchaba la palabra rectora de los consejos de ancianos.

El domingo 20 de Agosto del corriente año, el Señor Intendente de Funes volvió a valorar la trayectoria de los ciudadanos históricos de la ciudad con un almuerzo servido en su honor oportunidad en la que uno de sus integrantes agradeció el homenaje y valoró el noble gesto del Señor Intendente de Funes que es de esperar sea imitado en otras ciudades como un justo premio a todos aquellos que supieron brindarse con amor a su familia y a la sociedad de la que formaron parte.

Fuente : Pedro Tavacca


viernes, 29 de abril de 2011

El egocentrismo, un mal que aqueja


El egocentrismo, un mal que aqueja

  • Al egocentrismo se lo podría definir como la tendencia a lograr una exagerada exaltación de la propia personalidad con miras a transformarse en un indiscutible centro de atracción, lo cual conduce, entre otras cosas, a vivir en la ilusión de que la propia verdad es la verdad y a reiterados conflictos en todos los niveles. Es altamente pernicioso cuando el defecto aqueja a los políticos que tienen poder de decisión y más aún, cuando se agrega una desmedida ambición de poder. A nivel internacional, si se añade un patriotismo enfermizo, puede generar acontecimientos masivos, como ser las guerras o el accionar del terrorismo lo cual produce pérdidas de bienes y sacrificios de innumerables e inocentes víctimas. El único y valedero proceso para que vaya desapareciendo el egocentrismo –aunque sea en una forma lenta y segura– es que cada uno se observe en su actuación personal para apreciar con toda claridad si su forma de vivir es discordante y nociva para los demás y para sí mismo. Es el comienzo del cambio. Se trata de practicar el autoconocimiento, quehacer ineludible para todos los seres humanos en su condición de tal. Indudablemente se llega a la conclusión de que el problema individual es el problema del mundo, el egocentrismo. Al egocentrismo se lo podría definir como la tendencia a lograr una exagerada exaltación de la propia personalidad con miras a transformarse en un indiscutible centro de atracción, lo cual conduce, entre otras cosas, a vivir en la ilusión de que la propia verdad es la verdad y a reiterados conflictos en todos los niveles. Es altamente pernicioso cuando el defecto aqueja a los políticos que tienen poder de decisión y más aún, cuando se agrega una desmedida ambición de poder. A nivel internacional, si se añade un patriotismo enfermizo, puede generar acontecimientos masivos, como ser las guerras o el accionar del terrorismo lo cual produce pérdidas de bienes y sacrificios de innumerables e inocentes víctimas. El único y valedero proceso para que vaya desapareciendo el egocentrismo –aunque sea en una forma lenta y segura– es que cada uno se observe en su actuación personal, para apreciar con toda claridad si su forma de vivir es discordante y nociva para los demás y para sí mismo. Es el comienzo del cambio. Se trata de practicar el autoconocimiento, quehacer ineludible para todos los seres humanos en su condición de tal. Indudablemente se llega a la conclusión de que el problema individual es el problema del mundo.

jueves, 28 de abril de 2011

LA ERA DE ACUARIO – Énfasis en la Educación


LA ERA DE ACUARIO – Énfasis en la Educación


por Pedro S. Tavacca

Este es un tema de muy alta significación humana por lo cual ha de ser abordado

con mucha seriedad. El hombre está íntimamente ligado a la Tierra, que es un

Ser de alta magnificencia sobre el que vivimos a pesar de que por nuestra

manera de comportarnos, no la reconocemos como nuestra Madre tal como

realmente deberíamos hacerlo. Tampoco evaluamos en su justa medida nuestra

íntima relación, primordialmente con el Sol, del cual surge la energía que nos

mantiene vivos, como así también a los planetas que le rodean, cuyas

vibraciones, por supuesto, también se hacen sentir sobre la vida terrestre.

Los movimientos de la Tierra son los que regulan la vida de los que moramos

sobre ella y así el de rotación sobre si misma da lugar a los días y las noches

que señalan nuestras horas de trabajo y de descanso. El movimiento que

efectúa trasladándose alrededor del Sol, determina las épocas de cosecha de

todo lo que se cultiva sobre ella y las modalidades que imprimimos a nuestras

periódicas actividades anuales. Tiene lugar un tercer movimiento, que por

supuesto escapa al conocimiento de la inmensa mayoría, pero que está

íntimamente ligado con la humanidad en su más amplio significado, o sea

con relación a las mutaciones de sus fundamentales tendencias psicológicas,

sus aptitudes, costumbres y en general a todo lo que hace a su más profunda

significación de vida. Este tercer movimiento consiste en que la Tierra, al girar

en el espacio, va efectuando un cabeceo como un trompo que va

disminuyendo en su velocidad.

El movimiento vibratorio de sus polos, produce la variación de la posición del

planeta brindando la posibilidad de vincularse sucesivamente con cada uno

de los doce Signos del Zodíaco, coincidentes –en cierta medida no exactamente-

con las constelaciones del mismo nombre, de cada una de las cuales recibe

particulares vibraciones. Es oportuno agregar que la relación entre la Tierra

y cada Signo del Zodíaco dura aproximadamente 2156 años, totalizando el

recorrido a través de los doce Signos, también aproximadamente, 25868 años,

el cual se lleva a cabo siguiendo el orden inverso, al unánimemente aceptado

desde Aries a Piscis, según datos enunciados por el rosacruz Max Heindel en

“Astrología científica simplificada”.

Merced al último movimiento descripto del cabeceo de la Tierra, han tenido lugar

distintas eras de las cuales se pueden enunciar las últimas con sus hechos más

salientes. En la Era de Tauro, hace aproximadamente 4000 años antes de Cristo,

se observaba la proliferación de los toros divinos y el principal era el Buey

Apis, dios del antiguo Egipto.

En la Era de Aries que le sucedió, Moisés dio una nueva religión a los Hebreos

y tomó el símbolo del cordero. Recordemos que el carnero, simboliza al

símbolo astrológico de Aries. Aproximadamente 2000 años después, surge la

Era de Piscis, en la cual ocurre la presencia de Jesús. En los ritos cristianos

aparece el símbolo de este signo astrológico, representado por dos peces

entrecruzados. En esta Era que ya está dejando de tener vigencia, prevaleció

el misticismo y la religiosidad, con acatamiento sin discusiones de la autoridad.

Por ser Piscis un signo de agua el hombre conquistó los mares y los océanos

invirtiendo fortunas para equipar sus flotas de superficie y submarinas.

En la Era de Acuario, por ser signo de aire, el hombre conquistará el espacio.

En 1903 los hermanos Wright efectuaron el primer vuelo con un avión a motor

y a partir de ahí, progresivamente, tomó vigencia la era espacial.
Los regentes del Signo de Acuario son Urano y Saturno. Las energías del

primero brindarán la posibilidad de despertar la creatividad, la intuición, la

pérdida del temor y el despertar del arrojo y el coraje. Así también favorecerá

la desestabilización de todo lo cristalizado debido a la repetición reiterada de

creencias alejadas de la realidad, tanto en lo que respecta a las instituciones

como a las posiciones personales. Este planeta está también relacionado con

la emisión de las ondas radiales lo cual repercutirá en la difusión de la

cultura en todos sus aspectos.

En lo que respecta a la influencia de Saturno, vinculado con lo estático y

duradero el quehacer humano estará mejor vinculado con lo práctico y

concreto, lo cual aleja de lo imaginativo e ilusorio. Por supuesto que las

tendencias o influencias que operan sobre la raza humana se canalizan de

acuerdo a las condiciones y tendencias personales del que las recibe, ya

sea hacia el lado positivo o el negativo, constructivo o destructivo. Al

igual que la energía atómica que puede usarse para el bien o para el mal.

De ahí que el imperativo para la Era de Acuario será dedicar a la educación

la fundamental importancia que merece. Por imperio de las circunstancias

expuestas deberá favorecerse no sólo la generación de técnicos sino

simultáneamente de seres inteligentes y sensibles, lo cual los capacitará

para entrar en una correcta relación con las personas, las cosas y las ideas,

con la totalidad de la vida. Sólo el respeto y el amor al prójimo podrán

salvarnos de los riesgos del advenimiento de la Era que se aproxima,

de la cual podrá cada uno obtener promisorios beneficios en la medida

que obre con equilibrio e inteligencia.

*

extraído de: http://www.gabitogrupos.com/ELVISLUMBRARDELAERADEACUARIO/template.php?nm=1260422973

miércoles, 27 de abril de 2011

EL AUTOCONOCIMIENTO ( VII )

EL AUTOCONOCIMIENTO ( VII )

“Como quiera que el hombre es hijo de la Luz, no
será feliz mientras haya en su naturaleza un
asomo de tinieblas. El hombre cuyo principio
fundamental es el bien, no encontrará la paz
mientras exista en su interior una chispa de mal.”
(Carta de los Maestros Rosacruces Nº IV
“La Doctrina Secreta”)



En las publicaciones ya efectuadas acerca del Autoconocimiento se han tocado distintos aspectos
vinculados con su manejo, sobre el cual quizás muchos estudiantes no han profundizado en su justa medida prefiriendo temas fenoménicos sin haber prestado una justa valoración a los relacionados con los íntimos procesos que tienen lugar dentro de la conciencia de cada uno, tanto conscientes como inconscientes.

¿Qué es el bien y qué es el mal?

En las expresiones que encabezan la presente exposición se habla de “asomo
de tinieblas” y de “chispa de mal”. ¿Cómo se valoran las tinieblas y el mal? Para
algunos pueden significar una cosa y para otros, lo mismo, puede significar algo
distinto. De ahí la disparidad y las conductas opuestas que se generan entre los seres
humanos. Precisamente acá viene la validez de todo lo que hemos estado escribiendo
acerca del autoconocimiento que debe transformarse en el faro del cual puede surgir la
luz capaz de alumbrarnos para que no caigamos víctimas del egocentrismo que tan a
menudo suele arrastrar a los seres humanos a los abismos de los cuales es muy
doloroso y difícil retornar. Tal es el alto e indiscutido valor de la auto observación cuya
práctica resulta quizás algo incómoda de aceptar porque a muchos no les agradan los
cambios personales. “Los demás son culpables de los problemas y son los que tienen
que cambiar”. Esto es lo que a menudo se sostiene.
Sin embargo no se pueden resistir los imperativos cósmicos y con la llegada de
la Era de Acuario se están operando en la humanidad, transformaciones en lo que
respecta a su forma de pensar y de sentir, lo cual influye en el funcionamiento de todas
las instituciones y agrupaciones vigentes. En la gente se percibe un creciente impulso
por intentar un cambio en su mundo interior y es notorio el incremento numérico de los
grupos que se abocan al autoconocimiento, a la auto observación y a la
autotransformación, el nombre no interesa, porque se está tomando conciencia de que
el destino humano depende de lo que internamente se genera.
Las Enseñanzas Rosacruces, a su respecto, brindan un valioso mensaje y el
que esto escribe considera que esta temática es prioritaria porque puede permitir a los
seres humanos la posibilidad de tomar conciencia de la razón de su existencia, basada
en serias y sólidas razones, como así también les puede conducir por un camino
bordeado de promisorias perspectivas y no de lamentables consecuencias. Los que
estamos manejando desde hace un razonable tiempo el legado que nos dejó Max
Heindel, quizás podamos comprenderlo para estar en condiciones de trasmitirlo
adecuadamente. Creo que debe ser un unánime y profundo anhelo.

EJERCICIOS ESPIRITUALES

Si bien estos escritos intentan comentar las Cartas Rosacruces escritas por los
Hermanos Mayores, en esta oportunidad también escucharemos a Max Heindel en sus
afirmaciones contenidas en el Capítulo XI “Visión y percepción espiritual” obrante en
“Cristianismo Rosacruz”, donde claramente habla de los “ejercicios espirituales” que
propenden a despertar las facultades necesarias para tener acceso a otros planos de
manifestación más allá de lo físico. Sin embargo la empresa es más trascendente de lo
que parece a primera vista por lo cual Max Heindel hace mención a los “peligros que
acechan a los que por ignorancia o por egoísmo buscan su propio camino persiguiendo
poderes espirituales sin desarrollar su fibra moral”. Eso confirma la validez de lo que
hemos estado escribiendo sobre el autoconocimiento que sería el faro del cual surge la
luz que puede iluminarnos para no caer en el abismo debido al egocentrismo que nos
acecha a todos los seres humanos, que es el que a no dudarlo puede arrastrarnos a las
tinieblas de las cuales resulta muy doloroso y difícil retornar. En un correcto castellano
quizás en lugar de usar las palabras “poderes espirituales” sería más adecuado hablar
de “poderes psíquicos” que son los que utilizan los que se han apartado de la
espiritualidad aunque puedan lograr en algún momento librarse del cuerpo físico para
funcionar en vehículos más sensibles y son capaces de realizar cosas inimaginables
con fines egoístas. Max Heindel y otros ocultistas así lo afirman por lo cual no es
ninguna garantía de espiritualidad la ejecución de experiencias de ese tipo y menos
aún cuando se las autoproclama como propios de “avance espiritual”. Ningún
verdadero espiritualista publicita sus poderes y habilidades.
Las Cartas Rosacruces son muy explícitas sobre estos temas y su
consideración y comentario es lo que nos ha movido a escribir estas modestas páginas
que sólo responden a una necesidad de la época.

VALOR DE LA OBSERVACIÓN

Dice el “concepto Rosacruz del Cosmos” que “uno de los más poderosos
auxiliares del aspirante en sus esfuerzos, es la observación. La mayoría de los
hombres van por el mundo casi ciegos. De ellos es literalmente cierto de que tienen
ojos y no ven, tienen oídos y no oyen. En la mayor parte de la humanidad hay una falta
deplorable de observación”. Relacionando esto con la transcripción que hicimos de la
IV Carta Rosacruz donde puede leerse que “el hombre no encontrará la paz mientras
exista en su interior una chispa de mal”, podemos preguntarnos: ¿Quién debe descubrir
si tal chispa existe o no? Es sólo el hombre mismo y para ello debe tomar conciencia
de sus hábitos, costumbres y forma de ser, dentro de las cuales siempre hay un tinte
de violencia, confusión, inestabilidad emocional y demás reacciones psicológicas
adversas. Ese trasfondo o contenido se ha ido formando a través del transcurrir
inatento de los días merced a la forma de ser y actuar de cada uno, en la mayoría de
los casos irreflexiva y precipitada. Cuando vamos manejando un automóvil no podemos
simultáneamente ir hablando por el celular porque no hacemos bien ni una cosa ni la
otra. De las acciones y omisiones que cometemos, perjudicándonos a nosotros mismos
y a los demás, quizás tendremos que inevitablemente arrepentirnos porque en el
momento oportuno no profundizamos para cerciorarnos si nuestro quehacer era o no
correcto y adecuado. Sí a eso le prestamos atención, podremos comenzar a verificar si
en nuestro interior existe o no alguna chispa de mal.
La observación atenta de todo lo que ocurre afuera y adentro de nosotros no
debe estar reservada para una hora fijada de antemano, sino que debemos tomar
conciencia de todos los actos en los cuales estamos participando a lo largo del día. Eso
es comenzar la tarea del autoconocimiento.
A lo expuesto puede agregarse que los adultos conservan con mayor nitidez la
memoria de los hechos acaecidos en la niñez que la de los hechos acaecidos en la
edad adulta que es cuando se va perdiendo la calidad de la observación y de la
atención. Por otro lado puede apreciarse que las personas de fina y sobresaliente
espiritualidad exteriorizan altas condiciones de percepción y lucidez, en mayor medida
que el común de la gente que demuestra somnolencia e incapacidad de concentración.
En próximas intervenciones consideraremos algunos hechos de nuestra vida
tales como meditación, dependencia, dolor, apego y otros con los cuales podemos
encontrarnos.

Muy afectuosamente.

Pedro S. Tavacca
(tavacca.pedro@gmail.com)

10 de Abril de 2011

* * *

EL AUTOCONOCIMIENTO ( VI )

EL AUTOCONOCIMIENTO ( VI )

“El hombre permanecía en un estado de perfección espiritual,
muchísimo más alto que en el presente, desde el cual ha
descendido a un estado más material en una grosera forma
corpórea. Se debe reascender a la altura de la cual se ha
descendido”.
(Carta de los Maestros Rosacruces Nº I “Sabiduría Divina”)


En Autoconocimiento V y anteriores hemos intentado bosquejar la trayectoria de la
humanidad para llegar al grado evolutivo en que actualmente se encuentra, como
así también las trabas en las que estamos atrapados y de las cuales progresivamente
podremos liberarnos si tomamos este tema con la pasión y seriedad que merece. Tal es
el objetivo de estas reflexiones redactadas en forma sucinta y con la menor cantidad
posible de palabras para su más claro entendimiento. Los Maestros Rosacruces
expresan reiteradamente que el autoconocimiento es la llave con la cual se abre el portal
que conduce al esclarecimiento de todos los problemas que se nos pueden presentar en
nuestra vida. En esta difícil tarea no estamos desamparados porque los que están
recorriendo el Sendero, desde antes que nosotros hubiéramos comenzado, nos hacen
conocer sus experiencias vividas. No accidentalmente están unidos en las llamadas
Escuelas de Misterios que trabajan en forma muy reservada y anónima, alejadas del
mundo, pero dentro de la mayor armonía. Periódicamente se hacen presentes ante el
gran público para dar su Mensaje como también lo hizo alrededor de hace cien años la
Orden Rosacruz a través de Max Heindel. No existe competencia entre los integrantes
de esas Escuelas de Misterios, originadas algunas desde tiempos lejanos, dejando
escritos de los cuales hemos escogido algunas Reglas espirituales impregnadas de
tibieza poética y mística. Algunas dicen lo siguiente:

“Antes que el alma pueda erguirse ante la presencia de los Maestros
sus pies tienen que haberse lavado en la sangre del corazón”

Esta regla tiene un sentido simbólico y significa que cuando el yo o el ego, indicativos de
la separatividad o sea el egocentrismo, va desapareciendo o muriendo en sentido
figurado pierde la vitalidad, la cual está representada por la sangre que desde el corazón
corre por el cuerpo hasta los pies. La unicidad o la separatividad, como lo hemos
comentado, se potenciaron a través de las edades y cuando se va desgastando
parecería que a la persona le sobreviene un estado similar al de la muerte. La Biblia en
algún pasaje dice con sabiduría que “aquel que pierde su vida gana la Vida Eterna”, por
cuanto se está realizando el objetivo de nuestra existencia, cual es la expansión de la
conciencia y la liberación de la pesada carga de la materia. Las Reglas que estamos
comentando encierran verdades que los estudiantes hemos de meditar profundamente
porque las pruebas y las experiencias se van incrementando a medida que avanzamos
en el Sendero. Bien decía Max Heindel que se asemeja a una iglesia que es muy ancha
en su base en la cual hay amplitud y libertad para hacer muchas cosas pero a medida
que se asciende en el edificio las libertades van disminuyendo. Así el campanario tiene
menos superficie que la base o sea que hay una menor tolerancia para equivocarnos
hasta que la permisión es nula cuando se llega a la cruz, que simbólicamente se puede
comparar con el final del Sendero de la evolución humana.

“Antes que la voz pueda hablar en presencia de los Maestros
debe haber perdido el poder de herir”

El poder de hablar es un gran privilegio y por lo tanto debe usarse con alta
responsabilidad. Desde muy antiguo se dice que nuestras palabras deben ser
agradables, oportunas y veraces. No es suficiente que lo que uno supone como
verdadero sea manifestado sino que es necesario que se exprese en el momento
adecuado. Tampoco es necesario que se diga todo lo que uno piensa y de lo cual está
convencido, porque generalmente decimos muchas cosas innecesarias. Una persona
desordenada se expresa también en forma desordenada porque el pensamiento y la
palabra van unidos, por lo cual el que habla permanentemente con seguridad habrá de
decir cosas desacertadas. Cuando formulamos críticas ásperas hacia cualquier persona
la estamos dañando porque la palabra, tanto escrita como pensada, tiene una regencia y
realidad tangibles, pero el perjuicio también recae sobre el que efectúa la crítica.
El que tiene propensión a buscar defectos en los demás indudablemente corre el riesgo
de detenerse en su evolución por cuanto malgasta sus energías en ese quehacer que en
nada lo beneficia. Así como el aire que respiramos es una urgente necesidad para
sustentar nuestro cuerpo, el autoconocimiento resulta prioritario para clarificar nuestro
mundo interior donde se originan las convicciones, creencias, temores y todo aquello
que está radicado en lo que llamamos el inconsciente. La natural pregunta que ahora
aquí se plantea es por qué se considera un privilegio “hablar en presencia de los
Maestros”. Indudablemente quién ha iniciado el camino del despertar espiritual, vive una
experiencia renovadora cuando se pone en contacto con una persona de alto relieve, tal
como lo relató Max Heindel en el capítulo “Experiencias personales” del libro “Cartas
Rosacruces”. Así él se expresaba: “Algo había en él que atrajo mi atención, quizás fue la
tranquilidad suprema de su alma reflejada en sus ojos. Su cabello era gris y su mirada
tan bondadosa que cuando pasó delante mío intuitivamente llevé la mano al sombrero,
saludándome él también muy amablemente.”… “Hablamos de los misterios de la
Naturaleza y siempre que hablaba de la magnitud y grandeza de la Creación, parecía
estar poseído de sobrenatural entusiasmo. Me sentí algo confuso y deprimido ante su
sabiduría superior y me maravillaba el pensar cómo podría haber adquirido sus
conocimientos.”
Estar en presencia de un iniciado es una experiencia inolvidable, así lo expresó Max
Heindel y un fervoroso anhelo de todo estudiante espiritual debe ser alcanzar el grado
de discipulado para lo cual debemos gozar de las necesarias condiciones personales.
Ese privilegio no se consigue con ofrendas de ningún tipo, ni con el atesoramiento de
conocimientos librescos sino con la pureza de nuestro mundo interior. Este es el
fundamento de la emisión de estas modestas páginas que esperamos poder continuar el
año próximo con la participación de todos los que se sientan atraídos por el tema.
“Como es arriba es abajo”, dice el Principio hermético, por lo cual ahora el
acontecimiento cósmico del advenimiento de la Era de Acuario, por las razones que
oportunamente consideraremos, puede allegarnos cambios en los aconteceres de
nuestra vida si obramos inteligentemente. Si a eso le agregamos el hecho de la actual
celebración de la festividad Navideña, puede decirse que éste es un momento propicio
para que desde estas modestas páginas recibas los más sinceros augurios de felicidad
duradera basada en el bien más caro para el ser humano: SABIDURÍA.

Muy afectuosamente.

Pedro S. Tavacca
(tavacca.pedro@gmail.com)

24 de diciembre de 2010

* * *

EL AUTOCONOCIMIENTO ( V )

EL AUTOCONOCIMIENTO ( V )


“El hombre permanecía en un estado de perfección
espiritual muchísimo más alto que en el presente desde
el cual ha descendido a un estado más material en una
grosera forma corpórea. Se debe reascender a la altura
de la cual se ha descendido”.
(Carta de los Maestros Rosacruces Nº I “Sabiduría Divina”)




En este Fragmento de “Cartas de los Maestros” se hace referencia al origen de
las dificultades que se plantean a la humanidad a través de su evolución.
Intentaremos arrojar alguna luz sobre el tema refiriéndonos a las vicisitudes que tuvieron que afrontar los que podríamos llamar primeros seres humanos porque en ellos ya se comenzaron a bosquejar sus actuales características, las cuales progresivamente se fueron y se irán
perfeccionando.

Inmersión en el materialismo

Los Hermanos Mayores en este sentido formulan la afirmación transcripta que
reviste un profundo sentido esotérico ya que el hombre es una chispa divina que
progresivamente debe ir evolucionando para adquirir, en primer término,
autoconsciencia haciendo inmersión en cuerpos cada vez más densos, hasta
llegar al estado en que actualmente se encuentra. Es el profundo misterio de la
Creación que nuestra mente muy limitada no alcanza a comprender porque
vamos de la imperfección inconsciente a la imperfección consciente para llegar a
la perfección consciente. Esto aparentemente en todos los ámbitos del Cosmos.

Cómo vivíamos en las Épocas Lemúrica y Atlante

Al referirnos al descenso mencionado, que nos conduce a la materia, hemos de
recordar lo expuesto por Max Heindel en el Concepto Rosacruz del Cosmos,
acerca de nuestro transcurrir en las Épocas mencionadas.
Parafraseando sus afirmaciones recordemos que la atmósfera de la Lemuria
era muy densa y la corteza terrestre comenzaba a adquirir dureza y solidez en
algunas partes mientras que en otras todavía estaba en fusión y entre esas islas
de corteza dura había un mar de agua en ebullición, en medio de erupciones
volcánicas y cataclismos. Vivíamos rodeados de bosques con árboles
gigantescos y animales de enorme tamaño y los seres humanos teníamos el
poder de modificar la “carne” de nuestros maleables e indefinidos cuerpos, de los
cuales casi no teníamos conciencia. A los ajenos no se los veía pero se los
percibía.
A los niños se los hacía luchar unos contra otros en forma brutal para ejercer el
poder de la voluntad a pesar del posible dolor y a las niñas se las metía en
bosques inmensos en medio de la furia de las tempestades para despertar la
memoria. Estas prácticas contribuían al desarrollo del ego lo cual nos iba
preparando para entrar progresivamente en la materia. Los cataclismos
volcánicos destruyeron la mayor parte del continente lemúrico y así surgió el
continente atlántico en el mismo lugar en que actualmente ocupa el océano del
mismo nombre. Comparados con nuestra humanidad los primeros atlantes eran
hombres gigantes y su percepción de los mundos internos se fue perdiendo
hasta que se hizo consciente del mundo físico ingresando despaciosamente en la
materia. Sin embargo esto trajo consigo que surgieran todas las cualidades
egocéntricas que hoy tanto conocemos. En la 4ª. Subraza Atlante, denominada
Turania surgió la violencia, la vacuidad y la ostentación las cuales precipitaron a
la ruina a los atlantes, precisamente por el surgimiento, en su mundo interior, de
las cualidades que hoy consideramos negativas y dañinas y que todavía nos
acompañan produciendo los problemas en todos los ámbitos que nos son tan
conocidos. Sin embargo queremos combatirlos fuera del hombre mismo sin
reconocer que la solución está dentro de cada cual.

¿Cómo acciona nuestro ego?

Ese camino de inmersión en la materia nos fue generando como decíamos
cualidades que ahora debemos ir superando. Así los venerables instructores
Buda en Oriente y Cristo Jesús en Occidente nos dejaron sugerencias para
conseguirlo pero lo lamentable es que en lugar de trabajar en tal sentido, con el
autoconocimiento, nos entregamos a prácticas simbólicas dilatorias e
innecesarias.
Con respecto a las referidas cualidades mencionaremos al egoísmo o egolatría
que consiste en el excesivo afecto que uno tiene de sí mismo lo cual conduce a
un desmesurado interés en atender a su propia persona de desmedro de los
demás. Por otro lado el egocentrismo es una exagerada exaltación de la propia
personalidad hasta considerarla como preferencial y del más alto relieve, dentro
del ámbito en que se actúa.
Estas características personales son factibles de apreciar dentro de uno mismo
a través de nuestra diaria actuación y por lo tanto se ve reflejada dentro de cada
uno cuando se nos critica, adula o censura. Por supuesto que cada una de estos
defectos puede llegar a extremos enfermizos resultando un riesgo para el prójimo
porque causan mucho daño y no es necesario ahora brindar lamentables
ejemplos. En el caso de que se puedan tornar dañinos para uno mismo la sabia
Ley de consecuencia genera dolorosos aconteceres para el que efectúa el daño,
brindándole perjuicios como consecuentes naturales reacciones, las cuales hacen
reflexionar profundamente y posiblemente cambiar la forma de ser y actuar.
Lamentablemente estas cualidades egocéntricas suelen ser difíciles de superar
porque el autoengaño y la autoconfusión no nos permiten captar la realidad de
los hechos para vernos tal cual somos. El propio dolor en el mejor de los casos
puede producirnos una transformación mediando el ejercicio del
autoconocimiento que en estas columnas estamos comentando. En próximas
participaciones continuaremos con la aplicación de las Reglas espirituales que
habíamos comenzando a considerar en Autoconocimiento IV, en lo posible con la
mayor brevedad y precisión.

Pedro S. Tavacca
(tavacca.pedro@gmail.com)

* * *

EL AUTOCONOCIMIENTO ( IV )

EL AUTOCONOCIMIENTO ( IV )

“Quienes anhelan conocer verdades espirituales han
de buscar la luz en su interior, pues no la obtendrán
por ceremonias externas. Únicamente cuando en sí
mismos hayan encontrado a Cristo serán
cristianos.”.

(Carta de los Maestros Rosacruces Nº V “Los Adeptos”)


Se han escogido para comentar las siete Cartas Rosacruces publicadas
oportunamente en “Ray from de Rose Cross” (Rayos de la Rosacruz),
según la traducción castellana adoptada por Editorial Kier S.A. Los
Hermanos Mayores reiteradamente insisten en la tarea que debemos efectuar, dentro de nosotros mismos pero como ellos integran una Fraternidad diseminada en distintas partes del
mundo, para ayudar a la Humanidad, las sugerencias que formulan en el fondo
son las mismas a través de los tiempos y provenientes de distintas Escuelas de
Misterios. Trataremos de comentar algunas valiosas Reglas que Adeptos hicieran
públicas oportunamente, sin conocerse sus autores, dejando aclarado que las
interpretaciones pueden variar de acuerdo a los criterios individuales y por
supuesto no por ello han de ser contradictorias. Algunas Reglas son las
siguientes:

Antes que los ojos puedan ver deben ser incapaces de llorar

A menudo se dice que los ojos son la ventana del alma y podríamos agregar
que ser incapaz de llorar significaría haber superado la común y natural reacción
de verter lágrimas ante simples motivaciones que afectan nuestra naturaleza
humana haciéndonos perder el equilibrio. Esto no significa dureza de corazón o
indiferencia, que son propias de la persona necia o egoísta. Tampoco es el fin de
la vejez porque las cuerdas que nos hacen vibrar se han gastado. Ninguna de
estas condiciones es propia de un serio aspirante espiritual ni tampoco de una
persona que aspira a conservar un saludable equilibrio. Ante el dolor que tan a
menudo nos saca de quicio, a los fines de que el mismo nos encamine hacia el
autoconocimiento, es aconsejable no caer en una injustificada desesperación
porque con harta frecuencia el problema que debemos afrontar es de menor
trascendencia de lo que suponíamos o imaginábamos y no es razonable que nos
afecte en tanta demasía. Suele decirse que “nadie sabe lo que es malo y lo que
es bueno” porque nuestra escala de valores está hecha en base a parámetros
muy relativos y a menudo inconsistentes. Una enfermedad puede significar el
comienzo de una nueva vida porque nos ha hecho variar nuestra forma de pensar
o de sentir. Lo prudente es observar y entrar en contacto con el hecho que nos
perturba intentando encontrarle las relaciones que puede tener con nuestra
conducta o con hechos en los cuales hemos intervenido. Todo tiene su razón de
ser y lo trascendente, en lugar de buscar responsables externos, es apreciar el
grado de responsabilidad que nos cabe en cualquiera de los hechos en que
intervenimos.

Antes que el oído pueda oír debe haber perdido la sensibilidad

Así como dijimos que los ojos son las ventanas del alma, podríamos decir que
los oídos son sus puertas porque por allí penetra todo lo que ocurre en el mundo
exterior. Indudablemente a menudo lo que llega nos hace reaccionar a cada uno
de distinta manera. Cuando alguien nos halaga la reacción puede ser de
aceptación animosa y amigable pero cuando nos señala algún defecto personal o
alguna culpa eso nos crispa y nos molesta en demasía. El comportamiento de las
personas que nos rodean es indudablemente el espejo en el cual vemos reflejado
nuestro carácter. Si somos modestos y reflexivos lo prudente es escuchar en
silencio lo alabatorio o condenatorio, sin reaccionar para responder en su debido
momento con el mayor equilibrio posible, lo cual dará lugar a que nos
conozcamos más profundamente. Eso nos permitirá limar nuestro egocentrismo,
que es la ancestral enfermedad que padecemos todos los seres humanos en
mayor o menor medida y sobre todas las cosas puede hacernos posible iniciar
una nueva vida porque al que comienza a ser dueño de sí mismo no le perturban
los halagos ni críticas. Recién entonces comienza a manejar su destino. Este es
el mensaje que nos brindan los Maestros Rosacruces a través de las cartas que
estamos intentando comentar. (Continuaremos con el tema dentro de tres
semanas).

Pedro S. Tavacca
(tavacca.pedro@gmail.com)

* * *

EL AUTOCONOCIMIENTO ( III )

EL AUTOCONOCIMIENTO ( III )

“Preguntas que cuáles son nuestras doctrinas. No
proclamamos ninguna porque cualquiera que proclamáramos
sería para ti una opinión dudosa, mientras no te conozcas
interiormente. Ese conocimiento lo has de lograr por la
instrucción interna que debe ir desarrollándose dentro de ti
mismo”.
(VII Carta de los Maestros Rosacruces)




En la modesta labor que estamos llevando a cabo sobre el Autoconocimiento
han sido tomadas como referencia las “Cartas Rosacruces”
publicadas oportunamente en “Rays from the Rose Cross” (Rayos de la Rosacruz”) según la traducción castellana adoptada por Editorial Kier S.A. Se ha considerado, por
supuesto, el alto valor de lo expresado por los Hermanos Mayores que
instruyeron a Max Heindel para que llevara a cabo la meritoria labor que todos
admiramos. En la Carta Nº VII se hace mención con énfasis al autoconocimiento
como requisito fundamental para avanzar en el sendero espiritual, al decirse que
la introversión o “la instrucción interna debe ir desarrollándose dentro de ti
mismo”. Por supuesto que esto no es fácil de llevar a cabo máxime cuando la
propensión general es acopiar conocimientos o informaciones, de cualquier tipo
que fueren, que a veces se sobrevaloran porque sus alcances son muy limitados
humanísticamente; o a veces se suele dejar tranquilamente transcurrir los días
que es lo mismo que “no emplear sabiamente el tiempo”.
Sin embargo los Hermanos Mayores insisten reiteradamente en que “el más
importante consejo que hemos de darte es: aprende a conocer tu propio yo”. El
fluir de nuestro presente y la programación de nuestro futuro con sus alegrías,
goces, éxitos y fracasos dependen de la calidad de nuestro pensar y sentir. De
ahí la trascendencia del autoconocimiento del cual depende nuestro Destino.

¿EN QUÉ CONSISTE EL AUTOCONOCIMIENTO?

Por supuesto que no se trata de mirarse dentro uno mismo con la esperanza de
encontrar una vaga imagen de la propia violencia, para citar sólo un ejemplo. El
hecho de ser violento queda demostrado cuando en el juego de las relaciones
ejecutamos hechos poco amistosos a los cuales a menudo no se los detecta por
falta de interés o de atención.
Cuando conducimos un automóvil y nos cuidamos de no efectuar una maniobra
imprudente para evitar accidentes actuamos con un saludable estado de
atención. Viviendo de la misma manera, tendremos la certeza de saber lo que
realmente somos, con total claridad, en lugar de caer en el autoengaño de que
somos bondadosos, equilibrados y sensatos mientras pensamos que los demás
son los que están necesitando cambiar su forma de ser. El vivir en estado de
atención no implica el peligro de caer en una manía sino que equivale a llevar
una vida de natural vigilancia interior. Los instructores que han visitado la Tierra
no cesaron de proclamar reiteradamente esas verdades y el mismo Cristo-Jesús
relató valiosas parábolas para que reflexionemos y cambiemos intelectual y
emotivamente. La observación de lo que ocurre fuera de cada uno es también
altamente valiosa porque cuando estamos frente a un interlocutor si lo
observamos y escuchamos con suma atención podremos interpretar o conocer
algo más de lo que posiblemente él nos pueda o quiera expresarnos.

VALIOSO MECANÍSMO DEL AUTOCONOCIMIENTO

La observación silenciosa y profunda de nuestro accionar, frente a las
situaciones que la vida presenta, nos permite tomar conciencia de la calidad de
nuestro mundo interior produciendo un cambio insensible e involuntario. Lo
mismo ocurre cuando reemplazamos un sistema de comidas y de costumbres
malsanas porque la adopción de una vida sana, de acuerdo a leyes naturales, va
generando un bienestar interno de natural y espontanea renovación.
Profundizando más en el tema podemos decir que si somos violentos no
debemos tratar de ser “no violentos” porque lo correcto es ver fehacientemente
como actúa en nosotros la violencia. A ésta no se la puede tapar sino que lo
correcto es ver con total claridad cómo está actuando en nosotros ya que está
radicada profundamente en nuestro inconsciente lista para volver a surgir ante la
correspondiente provocación venciendo la presión a que estaba sometida. En la
observación silenciosa interviene, como decíamos en Autoconocimiento (II), la
mente abstracta que puede producir un cambio profundo y duradero dentro de
nuestro ser. Lo importante es que comience a funcionar la mente abstracta lo cual
puede conseguirse progresivamente escuchando con la mayor frecuencia música
clásica y entrando en asiduo contacto con la naturaleza en todas sus
manifestaciones. Son las vías naturales para despertar la sensibilidad que todos
llevamos en potencia. El hecho de darse plena cuenta de lo que está ocurriendo
genera una pausa y un silencio interior que son creadores de una saludable
renovación, lo cual es el principio de un real y significativo cambio interno.
Esta temática debe ser abordada comenzándose a observar muy atentamente
los hechos más simples en los cuales intervenimos, cuales son los que vivimos
junto a nuestros familiares, amigos o compañeros de trabajo, en realidad
podríamos decir con todo lo que entra en nuestro diario contacto. Para llegar lejos
hay que comenzar muy cerca.

Nota: Los que deseen expresar sus opiniones sobre estos escritos pueden
hacerlo dirigiéndose al correo electrónico que figura al pié y gustosamente se
hará referencia a ellos. Se volverá dentro de tres semanas.

Pedro S. Tavacca
(tavacca.pedro@gmail.com)

* * *

EL AUTOCONOCIMIENTO ( II )



EL AUTOCONOCIMIENTO ( II )

El título de estas modestas publicaciones indica claramente la finalidad de llegar a conocer el mundo interior mediante nuestra particular y personal acción ya que el prefijo “auto” indica lo que se hace por cuenta propia. El autoconocimiento es la tarea fundamental que debe llevar a cabo, inexorablemente cualquier ser humano pues le abre las puertas a su evolución en lo que respecta al despertar de su sensibilidad e inteligencia. Una persona puede saturar su memoria con muchos conocimientos teóricos, cualquiera sea su origen, sin embargo eso no condice con algo primordial de la existencia humana, cual es la expansión de la conciencia y el autoconocimiento puede conducirnos a superar los límites del egoísmo personal para alcanzar el mencionado objetivo.

Pero debe aclararse con total claridad que “conocer” significa tomar conciencia de las cosas, hechos o ideas tal como son y no como desearíamos que fueran. Es el primer paso que se da en pos de la transformación personal pero no se puede hablar de cambios de lo que no se conoce.

Cuando se está en vías de reparar el motor de un automóvil que no anda bien lo primero es encontrar la pieza o el mecanismo que no funciona. La colocación del repuesto viene con posterioridad.

Análisis y observación

Al tratarse este tema algunos pueden expresar con cierta satisfacción “yo tengo el hábito de autoanalizarme” pero al respecto debemos efectuar algunas aclaraciones. Cuando uno se analiza tiene que partir de alguna premisa o pauta de medición. Brindemos un imaginario ejemplo que puede resultarnos oportuno. Tal podría ser el de un extremista que suele colocar bombas para exterminar a algunos que según él contrarían ciertos preceptos contenidos en algún llamado libro sagrado. Sí recibe la sugerencia de autoconocerse, y simplemente se autoanaliza puede llegar a la conclusión de que en el último atentado cometió algunos errores que no le permitieron obtener el éxito perseguido, por lo cual intentará que eso no vuelva a ocurrir. Sin embargo si efectúa el autoconocimiento mediando la silenciosa observación que significa simplemente contemplar con total atención alguna cosa o hecho, es posible que vea con total claridad el daño que está causando al inmolar víctimas inocentes y que ese no es el camino para lograr que se terminen las injusticias. La observación nos permite ver la realidad tal cual es, sin deformaciones, prejuicios o preconceptos.

Mente concreta y mente abstracta

Todas las doctrinas esotéricas aceptan casi por unanimidad que el hombre se maneja con la mente a través de las dos vías enunciadas en el título. Con la mente concreta resuelve los problemas vinculados con la materia física pudiendo citarse al bioquímico que lleva a cabo un análisis de sangre usando pautas de medición. Con la mente abstracta se puede llegar a lo que no tiene forma, valiéndose de la observación silenciosa sin intervención de la mente concreta que debe quedar fuera del campo de la conciencia y en calma, cosa que nos cuesta tanto a los seres humanos porque es mayoritaria costumbre vivir permanentemente hablando, mirando TV u ocupando la mente con lo que fuere. Nos perturba el silencio y sería muy provechoso investigar porque lo consideramos nuestro enemigo sin reparar que el silencio nos permite escuchar una acogedora música clásica u observar la naturaleza y sobre todo darnos cuenta plenamente de lo que ocurre en nuestro mundo interior lo cual es altamente provechoso y creativo.

Verdad absoluta y relativa

En la Carta de los Maestros Rosacruces Nº III puede leerse: “Toda la ciencia del mundo se funda en la hipótesis de que las cosas son efectivamente como parecen ser y sin embargo poco se necesita pensar para comprender lo erróneo de esa suposición puesto que la apariencia de las cosas no depende meramente de lo que son en si mismas sino también de nuestra organización interna y de la índole de nuestras facultades perceptivas. Si miramos un árbol se forma en nuestra mente una imagen, lo cual equivale a decir que entramos en un estado de conciencia que nos relaciona con un fenómeno de cuya verdadera índole nada sabemos, pero al que llamamos árbol. Para un ser diferente del hombre podrá ser lo que no nosotros llamamos árbol algo enteramente diferente, quizás transparente y sin solidez material y a millares de seres, cuya constitución difieran unas de otras, les parecerán mil aspectos distintos”.- Continuando con nuestra exposición diremos que un factor limitativo que tampoco nos permite evaluar la realidad es el condicionamiento que arrastramos desde nuestros primeros años, y que obra en nuestro inconsciente, el que a pesar de las modificaciones que va sufriendo perdura a través del tiempo. Lo expuesto debe despertar nuestra humildad y prudencia con relación a los juicios que hemos formulado sobre distintas cuestiones, a los cuales debemos observar libres de temor porque hemos venido a la existencia a aprender y por sobre todas las cosas a despertar las potencialidades con las cuales hemos sido favorecidos. Esto puede conseguirse en parte, generando el hábito de entrar en contacto con la naturaleza que nos rodea, con el cielo azul pleno de estrellas titilantes, con los árboles de hojas bailarinas movidas por la brisa que las acaricia o con la mirada de los niños que llenos de amor recién acaban de llegar del mundo misterioso donde están los que esperan venir a reunirse con nosotros, en fin, con todo lo que nos rodea. La sensibilidad y la inteligencia son tesoros que podemos ir descubriendo pacientemente en nuestro mundo interior mediante la labor que se sugiere y que intentaremos bosquejar.

Pedro S. Tavacca
(tavacca.pedro@gmail.com

*