Pedro Segundo Tavacca

lunes, 19 de diciembre de 2011

EL AUTOCONOCIMIENTO ( XIII )

EL AUTOCONOCIMIENTO ( XIII )





Estos días, cercanos para nosotros a una Sagrada fecha, son propicios para encontrar felices soluciones y por ello hemos elegido fragmentos de la Carta Rosacruz Nº II a la cual trataremos esta vez en una forma muy especial. En primer lugar diremos que en ella se plantean las dificultades que encuentra la sociedad humana, en su largo trayecto, y se determina el adecuado camino que hay que tomar para dejar de acrecentar los males que se están recogiendo. Veamos algunos. La drogadicción ha permitido que aviesos procedimientos la convirtieran en un verdadero flagelo universal. Se ha convertido así en causa y origen de lamentables hechos llegándose al límite de que los mismos adictos inconscientemente alienten y fomenten la creciente producción de la droga. El incremento del Sida complementa ese panorama al que podemos agregar las enfermedades de origen neurológico a las que hay que sumar las que en ella se originan produciendo efectos a nivel somático. Por supuesto que todos estos desequilibrios se originan en la conducta humana que no condice con la Voluntad Divina que ha dotado al hombre de libre albedrío para que pueda ir progresivamente dejando de lado imperfecciones para avanzar positivamente en la evolución. Los Hermanos Mayores están constantemente brindándonos su ayuda, a la que frecuentemente no sabemos llevar a la práctica y en muchos casos no la comprendemos en su justa medida.

Enseñanzas Rosacruces
Sobre el tema enunciado, en el “Concepto Rosacruz del Cosmos” dice Max Heindel, entre otras cosas: “Muchas centurias han trascurrido desde la encarnación, como Cristian Rosenkreuz, el fundador de la Escuela de Misterios Rosacruz y muchos han considerado su existencia como un mito. Sin embargo su nacimiento, como Cristian Rosenkreuz ha marcado el principio de una nueva época de vida espiritual en el mundo occidental. Ese ego particular ha estado en continuas existencias físicas desde entonces, en uno u otro de los países europeos. Tomaba un nuevo cuerpo cada vez que sus vehículos habían perdido su utilidad o si las circunstancias hacían necesario que cambiara el campo de sus actividades. Más aún, hoy en día está encarnado, siendo un iniciado de grado superior, potente y activo factor en los asuntos de occidente, si bien desconocido para el mundo.”
Es una norma oculta que el trabajo visible o material que impulsan los Hermanos Mayores sea encomendado a personas dotadas de condiciones poco comunes a las cuales inspiran para que efectúen valiosos aportes en el arte, la ciencia o la política, como ocurrió con Goethe, Bacón, Wagner y otros. En un caso especial a Max Heindel se le encomendó la tarea de fundar la Fraternidad Rosacruz.
Las Enseñanzas que por su intermedio se brindaron al mundo están contenidas en el “Concepto Rosacruz del Cosmos” y en una veintena de obras complementarias que en forma accesible, clara y ordenada se exponen sin restricciones temas fundamentales, especialmente adaptados al mundo occidental.
También se logró poner en el lugar que siempre debió ocupar al milenario arte-ciencia de la Astrología con los aportes del “Mensaje de las Estrellas” y otras valiosas publicaciones complementarias. Todo este caudal de conocimientos satisfizo en gran medida las demandas espirituales que imperaban en el mundo.
Cartas Rosacruces
Pero no terminó allí el valioso aporte brindado por las nacientes Enseñanzas sino que estaban dentro de la bibliografía las “Cartas Rosacruces” que fueron publicadas originalmente por “Rays from the Rosse Cross” contenidas con posterioridad en un pequeño libro juntamente con “La masonería y el catolicismo”. Las Cartas, escritas por anónimos adeptos de la Orden Rosacruz están plenas de un alto contenido místico y esotérico, quizás poco afines a la racional mentalidad occidental, por lo cual no son muy conocidas por los estudiantes rosacruces. No se debe confundirlas con “Cartas a los Estudiantes”, escritas directamente por Max Heindel. Las Cartas Rosacruces son siete, a saber: I) Sabiduría Divina. II) El medio práctico de acercarse a la luz. III) Verdad absoluta y relativa. IV) La Doctrina Secreta. V) Los adeptos. VI) Experiencias personales. VII) Los hermanos.
Estas cartas no hacen referencia a lo que ocurre y tiene lugar fuera del hombre sino que consideran las posibilidades y contingencias con las cuales se puede encontrar el estudiante cuando se vuelve sobre si mismo observando lo que ocurre dentro de su mente y corazón. Quizás la más acabada síntesis de su valor y significado está dada al final de la 7ª Carta cuando se expresa: “El aspecto externo de la constitución humana puede estudiarse por medio de métodos externos, pero el conocimiento de su organismo invisible sólo se alcanza por introversión y estudio de sí mismo. El más importante consejo que hemos de darte es por tanto: APRENDE A CONOCER TU PROPIO YO”.
Era de Acuario
Las Cartas Rosacruces están acordes con las demandas que el hombre comienza a afrontar con motivo de la llegada de la Era de Acuario que astronómicamente comenzará dentro de quinientos años, según Max Heindel, sin embargo ya se comienzan a sentir sus efectos porque las vibraciones estelares se hacen sentir a la distancia sin necesidad de una notable proximidad.
La Era de Acuario ya está influyendo en la mentalidad humana al generar una mayor agudeza, penetración y creatividad mental y por supuesto un accionar más intenso en todo sentido. Quizás en cierto momento podrá perderse el equilibrio individual, lo cual puede dar lugar a que las personas con poco dominio personal puedan llegar a conductas desacostumbradas y en algunos casos a caer en insólitos casos de violencia. Como natural consecuencia han surgido instituciones con la intención de orientar a la gente hacia el autoconocimiento o autoarmonización, la terminología no viene al caso, pero si diremos que tienen por objetivo conducir a una mejor calidad de vida en el orden psíquico y espiritual.
Es oportuno hacer referencia a la creciente demanda de los servicios de psicólogos y psiquiatras que son consultados por la intensificación de la neurosis que está alcanzando límites insospechados, como también el auge de la automedicación en base a ansiolíticos y sedantes. Con medicamentos se desea detener las preocupaciones producidas por los compromisos que no pueden cumplirse contraídos en una sociedad consumista y a los problemas que surgen en la convivencia. Todo esto no se puede resolver a causa del desorden que impera en nuestro mundo interior y a la falta de una sólida convicción espiritual.
Como difundir las Enseñanzas
El desafío que debemos plantearnos especialmente los estudiantes rosacruces, consiste en saber, si estamos dispuestos a profundizar sobre el contenido de las Cartas Rosacruces para conocer de qué se trata. Sí quedamos convencidos en que tienen un alto valor humanístico, como un acto de servicio, las haremos llegar a quienes las necesitan.
Por otra parte constituyen un material de lectura prioritario en los Centros y Grupos donde se debe comprender que el autoconocimiento es un trabajo fundamental que debe llevar a cabo todo aspirante espiritual y es la puerta de entrada que conduce a insospechados caminos. Sin embargo el primer obstáculo que se nos presentaría es que no están al alcance de los posibles interesados ante la carencia de ejemplares impresos, pero la solución no está lejana ya que se trata de una publicación de sólo cuarenta y cuatro páginas de un libro de 13 x 19 cm y que podrían hacerse conocer por medio de portales de Internet que las difundirían previo un gentil ofrecimiento en tal sentido.
A todo esto hemos de estar convencidos de que los cambios profundos se producen sólo cuando lo que se pretende difundir, se comprende y se vive, de lo contrario lo que sólo es fruto de una mera creencia flota como la hoja caída de un árbol a la cual el viento arrastra hasta que al final desaparece. De cualquier manera sigue vigente la firme convicción del suscripto de continuar publicando “Autoconocimiento” que ahora presenta el fascículo Nº XIII. No olvidemos que estamos frente a la feliz oportunidad de colaborar en la empresa planificada por los Hermanos Mayores en el sentido de que la Fraternidad Rosacruz está destinada a constituirse “en el instrumento más poderoso que cualquiera de sus predecesores para la elevación de la humanidad”. Esto ocurrirá de una forma u otra, a pesar de todos los impedimentos que puedan presentarse.










Pedro S. Tavacca
(tavacca.pedro@gmail.com)
15 de Diciembre de 2011
Te. 54-0341-4931669

domingo, 11 de diciembre de 2011

EL AUTOCONOCIMIENTO ( XII )



EL AUTOCONOCIMIENTO ( XII )


Esta Carta de los Maestros Rosacruces formula muy sensatas afirmaciones, una de las cuales hace hincapié en el conocimiento de la verdad que es el puerto al cual todos esperamos arribar a través de las distintas aguas en que vamos navegando y ante las distintas situaciones por las cuales debemos atravesar. Dar con la verdad significa nada menos que encontrar la conformidad de un hecho, cosa o idea con el concepto que de él o de ella ha elaborado nuestra mente.


Ciencia, filosofía y teología

Al respecto esta Carta afirma que no se puede llegar a la verdad formulando meras especulaciones surgidas de los distintos niveles con los cuales podemos encontrarnos. Así a nivel científico podemos recoger respuestas basadas aparentemente en leyes a cuyo imperio se suceden determinados fenómenos naturales y a nivel filosófico podemos aceptar formulaciones recogidas en concepciones abstractas no debidamente demostradas, sobre el Universo, el hombre y las cosas. Finalmente a nivel teológico es posible tomar en cuenta concepciones sobre Dios sólo surgidas de autoridades religiosas que se han autoproclamado para ejercer esa y otras funciones. Estas referidas especulaciones están formuladas con la más sana intención de dar con la verdad, por lo cual es oportuno tomar en cuenta algunas sugerencias contenidas en nuestras Enseñanzas en un intento de arribar a una concepción clarificadora.


Sabiduría Interna

Dice Max Heindel en El Concepto Rosacruz del Cosmos que “En las Escuelas ocultistas se enseña al estudiante a olvidar todo cuando se le da una nueva enseñanza, no permitiendo el predominio, el prejuicio, ni la preferencia, conservando la mente en un estado de calma y digna expectativa. Así como el escepticismo nos ciega a la verdad en la forma más efectiva, así también la calma y la actitud confiada de la mente permitirá actuar a la intuición o “sabiduría interna”. Esa es la única manera de cultivar una percepción absolutamente cierta de la verdad”. Esta sugerencia tiene vigencia también en nuestro acontecer diario en el transcurso del cual nuestro sano discernimiento nos permitiría abordar, con acierto, las distintas cuestiones que se nos vayan presentando. El condicionamiento que podemos haber acumulado durante muchos años en lugar de significar una sana experiencia a menudo suele constituirse en un estorbo para descubrir la verdad. El lugar donde hemos dado los primeros pasos influye grandemente y como ejemplo, Max Heindel, se ha referido reiteradamente a la diferencia existente entre las enseñanzas orientales y las occidentales ya que aquellas valorizan al gurú o maestro espiritual mientras que las enseñanzas occidentales dan libertad al estudiante para resolver sus interrogantes fortificando así grandemente su capacidad discriminativa.



Acción y reacción

Lo que estamos comentando no está sólo referido a planteos teóricos sino también con nuestro diario trajinar ya que como estamos regidos por la Ley de Causa y Efecto, frecuentemente podemos recoger perfumadas rosas o dolorosas espinas de acuerdo a la forma en que encaramos los hechos que se nos vayan presentando. Esta Carta agrega que “toda acción provoca la reacción, por lo tanto, la práctica de buenas acciones robustecerá nuestro amor al bien y a su vez el amor al bien se manifestará en buenas acciones”. Nuestras Enseñanzas nos sugieren permanentemente que no nos cansemos de hacer el bien porque las leyes naturales son inconmovibles y estamos propensos a recoger perfumadas rosas o a sufrir el escozor de dolorosas espinas. Sin embargo no podemos estar permanentemente especulando con las ventajas que podamos obtener ni con los castigos que podamos evitar. Lo razonable es que permanentemente tomemos cabal conciencia de todo lo que pensamos, sentimos y ejecutamos a fin de liberarnos de nuestros defectos para generar sanas virtudes. El trabajo interior llevado a cabo con sano convencimiento irá progresivamente produciendo profundos cambios en todo nuestro ser y por lo tanto en nuestro destino.

Muy afectuosamente.

Pedro S. Tavacca

(tavacca.pedro@gmail.com)

20 de Noviembre de 2011


* * *

viernes, 30 de septiembre de 2011

EL AUTOCONOCIMIENTO ( XI )



“El que un hombre haya nacido en cierta familia
o en cierta ciudad no indica, en manera alguna
que haya de permanecer allí durante toda su
vida y análogamente el que está en inferior
condición física, moral o intelectual no es una
causal para que permanezca siempre en tal
estado y no pueda elevarse a mayores alturas”.

(Carta Rosacruz Nº III - “Verdad absoluta y relativa”)


EL AUTOCONOCIMIENTO ( XI )

El fragmento que se intentará comentar está íntimamente ligado
con una frecuente predisposición que suele hacerse carne en
nosotros y que nos lleva a adoptar la lamentable creencia de que poco
podemos hacer para alterar las condiciones de nuestra existencia,
en otras palabras, para modificar nuestro destino. Por lo tanto hemos
de considerar esa cuestión primordial en nuestra existencia que a veces nos conduce
lamentablemente a estancarnos psicológica y espiritualmente al no aplicar la energía
necesaria para ejecutar los cambios requeridos.

Nuestro medio ambiente
El fragmento transcripto comienza con una mención de la familia en la cual hemos
nacido que por supuesto nos obliga a radicarnos en un lugar determinado. Estas
circunstancias nos llevan a expresar que todo tiene su razón de ser en el Universo en el
cual nos movemos y que estamos regidos inexorablemente por la Ley de Causa y
Efecto. Las razones por las cuales un niño nace en “cuna de oro” y otro en un hogar
lleno de necesidades y a veces sin ningún hogar, obedece a causas que no son fáciles
de precisar pero las Leyes de Renacimiento y Consecuencia nos arrojan luz al respecto
y nos aclaran las posibilidades dentro de las cuales nos estamos moviendo. Al respecto
escuché en cierta oportunidad a un médico relatar que cuando suele comunicar a un
paciente que al mismo se le ha despertado un cáncer, este cliente suele expresarle
frecuentemente: “¿Por qué me tiene que pasar esto a mí? A ello el médico suele
contestarle siempre: “¿Y por qué no tiene que pasarle a usted?”.

En realidad nuestro mundo interior o también podemos llamarle nuestro inconsciente es
una caja de sorpresas y misterios en el cual están celosamente guardados infinidad de
causas que en cualquier momento pueden comenzar a producir sus efectos. Algo
parecido ocurre con los familiares y amigos con los cuales nos encontramos a lo largo
de nuestra existencia. Los astrólogos suelen extrañarse porque frecuentemente se
forman relaciones entre personas con caracteres muy opuestos lo cual acarrea a
menudo controversias y sinsabores. Suele ocurrir que entre esos seres debía llevarse a
cabo un contacto para liquidar deudas pasadas que contrajeron estando unidos por el
odio o el amor que son los factores extremos que unen a las personas. Esto nos lleva a
reflexionar y a sacar como conclusión que en ningún caso hemos de sentirnos
disconformes o contrariados por los retos que se nos puedan presentar a los cuales
hemos de considerar como una oportunidad para despertar una mayor comprensión. El
científico Rudolf Steiner solía decir que una enfermedad es un don del cual la gente
tiene mucho que aprender.

Nuestro destino es modificable


El comentario que nos ocupa hace referencia a que podemos variar nuestras
condiciones de vida lo cual permite afirmar que día a día las estamos modificando,
positiva o negativamente. Nuestra forma de pensar, sentir y actuar es fundamental, de
ahí que, como lo venimos expresando en esta página, debemos vivir muy atentos con
relación a nuestra forma de ser a lo largo de los días como así también nutrirnos de los
buenos ejemplos. Algunos creadores de sistemas y regímenes naturistas en su niñez o
juventud adolecieron de una salud extremadamente delicada, pero merced a constancia
y dedicación superaron sus dolencias e hicieron un valioso aporte a la humanidad con
motivo de las experiencias que llevaban a cabo. Por otro lado una joven cuyo nombre no
tengo presente hizo pública su habilidad de superar la falta de los dedos de las manos,
reemplazándolos por los dedos de sus pies a los cuales supo dotar de suma habilidad
con la práctica persistente. Así podemos enumerar muchos casos en los cuales merced
a constancia y dedicación se superaron carencias y problemas. Lamentablemente
debemos mencionar de paso la posición opuesta a estas proezas haciendo referencia a
los casos de personas que nacieron con una muy favorable herencia física y
lamentablemente la dilapidaron con hábitos malsanos. Eso indica que en próximas vidas
deberán repetir la lección desperdiciada, hasta cambiar su forma de ser.

Valor de la retrospección


Esta Carta nos dice que no hay impedimentos para que cada uno pueda elevarse a mayor
altura en la cual actualmente se encuentra y las Enseñanzas Rosacruces nos brindan los
recursos de los cuales podemos valernos. El fundamento y la esencia del ejercicio de la
retrospección radica en que es necesario tomar conciencia de todas nuestras acciones
evaluándolas con la mayor profundidad. Debemos hacerlo así para que podamos ver con
total claridad las razones que nos llevaron a actuar de tal o cual manera, lo que implica el
principio de nuestra transformación. Por supuesto que si se produce en nosotros un cambio
no volveremos a incurrir en el mismo error y habremos aprendido la lección. Ese es el
camino que puede conducirnos a “mayores alturas”, tal como dice esta carta. Cristo Jesús
nos brindó una simple pero profunda enseñanza al indicarnos en el Padre Nuestro la
expresión a dirigir al Creador reconociendo nuestros errores para que queden sin la
consiguiente consecuencia. Sin embargo esta expresión carece de valor si se efectua fría,
formal y sin convicción. Por supuesto que debe partir de lo más profundo de nuestro ser, lo
mismo que al efectuar el ejercicio de la retrospección. Acompañamos fotocopia de la Carta
Rosacruz Nº III “Verdad absoluta y relativa”.

Muy afectuosamente.

Pedro S. Tavacca
(tavacca.pedro@gmail.com)
20 de Agosto de 2011

*

miércoles, 10 de agosto de 2011

EL AUTOCONOCIMIENTO ( X )


“Quién por medio de la satisfacción de sus apetitos
sensuales intenta llenar el vacío que en su alma existe,
no lo logrará nunca, ni pueden tampoco realizarse los
anhelos de verdad por la aplicación de la inteligencia a
los objetos exteriores. El hombre no puede gozar de paz
mientras no haya desechado cuanto es incompatible con
su ego divino”.
(Carta Rosacruz Nº II - “El medio práctico de acercarse
a la luz”)


EL AUTOCONOCIMIENTO ( X )

El fragmento que hemos transcripto y que intentamos comentar nos enfrenta con una dualidad que siempre se manifiesta y que debemos distinguir porque en ella vivimos casi permanentemente. Por un lado debemos resolver nuestras necesidades físicas tales como comida, vestido, salud y vivienda y paralelamente hemos de enfrentarnos con aquellos problemas enraizados en nuestro mundo interior y que no hemos podido resolver, tales como inestabilidad emocional, inseguridad, angustias, ansiedades y todo aquello que está enraizado en una esfera, que para brindarnos definitivas soluciones debe ser abordada dentro de ciertas reglas que los Hermanos Mayores intentan hacernos encontrar. Ese es el objetivo de estas
Cartas que son de alto contenido esotérico y no fácil de comprender y llevar a cabo. Sin
embargo llegan en la época precisa en que la humanidad está en condiciones de vivirlas.


Apetitos sensuales

Se hace mención aquí a “la satisfacción de apetitos sensuales”, en una extensión muy
amplia, incluyendo por supuesto al placer exagerado que produce la ingestión de comida en
excesivo grado y al uso de bebidas alcohólicas o la ingestión de drogas alucinógenas, a todo lo
cual podemos agregar el tabaquismo con el cual se intenta en vano llenar el vacío que “en el
alma existe”. A los problemas psicológicos no se los puede tapar ni encubrir porque la natural
salida radica en desplegarlos y verlos en toda su extensión y amplitud. También produce placer
sensorial la vanidad que nos envuelve cuando ocupamos un cargo que brinda cierto rango lo
cual ha sido y es el origen de infinidad de males sociales a lo largo de la historia de la
humanidad. Los políticos de todo el mundo lo persiguen con voracidad y lo mismo,
lamentablemente suele ocurrir con las instituciones llamadas espiritualistas.
Max Heindel hizo mención, oportunamente, al peligro que podía correr la Fraternidad
Rosacruz si sufría la influencia egocéntrica de sus dirigentes. Lo que estamos mencionando nos
demuestra la necesidad que tenemos los seres humanos de efectuar una permanente
autovaloración de todo nuestro pensar-sentir y por supuesto de nuestra conducta. En la Era de
Acuario, que ya está aflorando en la humanidad, ésta es la más urgente prioridad porque los
múltiples y cruciales problemas que se nos están presentando nos exigen su urgente solución
para lo cual aquéllos nos sirven de oportuno incentivo y acicate.


OBJETIVOS EXTERNOS

En esta Carta se hace mención a “los anhelos de verdad por la aplicación de la
inteligencia a los objetos exteriores”, con lo cual parecería que se quiere significar la inútil
preponderancia que solemos adjudicar a todo lo que está fuera de nosotros y a lo que llamamos
necesidades materiales, a las cuales exageramos y magnificamos. Al conocimiento libresco o
informativo también solemos brindarle una especial preferencia dándole un alto rango a la
persona que como una computadora expresa conocimientos teóricos con singular maestría. Este
acopio de cifras y datos constituyen los “objetos externos”, a los cuales se hace mención, y son
los que nos restan energías para indagar en nuestro mundo interior a los fines de verificar lo que
allí está ocurriendo y así tomar cabal conciencia de nuestros conflictos y contradicciones, o a lo
que hemos hecho o dejado de hacer. Esta indagación suele resultarnos difícil de llevar a cabo
porque nuestra mente consciente está permanentemente ocupada con el bullicio que allí reina.
Siempre algo tenemos en que invertir el tiempo del cual disponemos, ya sea mirando TV,
leyendo las últimas noticias o conversando con alguien y si hacemos esto último es más lo que
hablamos que lo que escuchamos. Es primordial valorar el silencio del cual podemos disponer.


EGO DIVINO

Las últimas expresiones que intentaremos comentar son las indicadas en el presente
subtítulo. Cuando se hace referencia al “ego” se quiere significar a la chispa divina que va
adquiriendo experiencia a lo largo de múltiples encarnaciones con lo cual se va puliendo como
un diamante en bruto hasta convertirse en una valiosa gema. A lo largo de ese camino se van
reemplazando los defectos y tendencias que caracterizan a un hombre antisocial, agresivo y
egocéntrico, por las virtudes y condiciones que progresivamente lo van transformando en
afectuoso, equilibrado y sensible, tal como lo indica el objetivo de la existencia humana dentro
del Plan Divino en el cual estamos funcionando. Los estudiantes de todas las Escuelas de
Misterio están dentro de esa trayectoria en la cual se producen a veces los debidos avances y a
veces naturales y transitorias detenciones. Como lo hemos venido expresando los “apetitos
sensuales” y los “objetos externos” a veces nos perturban y nos demoran en el camino. Las
sugerencias de los Hermanos Mayores, que ya lo han recorrido antes que nosotros, nos ayudan
a encauzarnos adecuadamente aunque hemos de decir que nadie está totalmente derrotado
pero si demorado en el andar hacia la Luz lejana. Estas Cartas tienen un valor singular porque
por medio de ellas se intenta ayudarnos a aflorar como verdaderos “egos divinos” en potencia de
lo cual no somos conscientes. Debemos conocerlas porque pueden cambiar nuestra vida. Se
adjunta fotocopia de la Carta Rosacruz Nº II “El medio práctico de acercarse a la Luz”.

Muy afectuosamente.

Pedro S. Tavacca
(tavacca.pedro@gmail.com)
20 de Julio de 2011

*

viernes, 15 de julio de 2011

EL AUTOCONOCIMIENTO ( IX )


“Dirige todos sus esfuerzos a cultivar la tierna planta de
virtud que crece en lo interno de tu ser. Para facilitar su
desarrollo purifica tu voluntad y no permitas que te
alucinen las ilusiones de los sentidos y cada paso que
des en el sendero de la vida eterna encontrarás un aire
más puro, una nueva vida, una luz más clara y en
proporción a tu ascenso se dilatará tu horizonte
espiritual.”.

(Carta Rosacruz Nº I - “Sabiduría Divina”)



EL AUTOCONOCIMIENTO ( IX )

El fragmento que hemos transcripto, como todos los que podríamos
escoger dentro de las siete Cartas Rosacruces que estamos intentando
comentar, encierra afirmaciones que deben interesar profundamente a
todos los aspirantes espirituales, cualquiera sea el Sendero que estén
recorriendo. Aquí ahora se hace referencia a:


LA PLANTA DE VIRTUD

Indudablemente es unánime convicción de todos aquellos que han comenzado a
recorrer el Sendero Espiritual que en el mismo no se puede ir acompañado de los defectos que
en mayor o menor medida generalmente nos afean y no nos permiten el florecimiento,
precisamente de virtudes. ¿Qué es una virtud? Sin pretender llegar a una definición precisa,
podría decirse que es una disposición personal que inclina a ejercer acciones indicativas de una
natural armonía interior lo cual hace aparecer a la persona plena de prudencia, templanza,
natural afecto y otras cualidades semejantes. Podría perfeccionarse la definición pero por ahora
es suficiente marcar la diferencia que existe entre una virtud y un defecto o hábito negativo, lo
cual a veces no es tenida en cuenta adecuadamente. Los llamados defectos están
profundamente arraigados en nuestro inconsciente y su erradicación no es una tarea fácil que se
pueda llevar a cabo mediando un tibio arrepentimiento o una superficial o pasajera decisión, sino
que para ello se requiere una real toma de consciencia del perjuicio que con su presencia
estamos haciendo a los demás y a nosotros mismos, si no se produce dentro nuestro su
erradicación. Tomemos por ejemplo el pernicioso hábito de comentar defectos ajenos. Si esa es
nuestra costumbre, aunque no lo hagamos en forma directa y personal, mentalmente estamos
induciendo a otro para que continúe obrando en la forma que estamos criticando y por nuestra
parte nos estamos rodeando de vibraciones malsanas que también afectan nuestra salud
psíquica y hasta física porque todo comienza en el nivel etérico.


ILUSIONES DE LOS SENTIDOS

En esta Carta se habla de la “tierna planta de virtud” y realmente así es ahora como una
débil expresión que recién comienza a adquirir vigencia porque somos integrantes de una
humanidad que deambula animada por las ilusiones de los sentidos, lo cual es un impedimento
que no nos permite vivir inteligente y sabiamente a fin de que nos transformemos en un factor
positivo dentro de la sociedad.

Es casi unánimemente aceptado que el objetivo de la existencia humana es mantener o
incrementar el valor económico de todo lo que uno posee y que suponemos es de nuestra
pertenencia, porque así lo dicen las leyes humanas, pero no las divinas. Es una ilusión de los
sentidos suponer que los bienes materiales pueden allegarnos una felicidad duradera mientras
que ésta es un estado interior que no tiene relación muy íntima con nuestras posesiones. A
menudo trabajamos intensamente y con pasión para acrecentar nuestro patrimonio personal y
cuando parecería que lo hemos logrado la muerte nos conduce a la misma situación que
teníamos cuando se inició nuestra presente existencia. Nada de nada. Hace falta una casa en la
cual cobijarnos y alimento suficiente para mantener nuestro cuerpo físico y algunas
comodidades, pero es una ilusión de los sentidos suponer que la felicidad puede lograrse sólo
con su simple posesión.


LA VIDA ETERNA

En esta Carta se dice que “a cada paso que damos en el sendero de la vida eterna
encontramos un aire más puro”. Vivimos ilusionados si creemos que hemos nacido para
cimentar un patrimonio material en lugar de cimentar todo lo que se encuentra dentro de lo más
intimo de nuestro ser y que nos acompañará eternamente. Una virtud que hemos logrado
formará parte de nosotros mismos, más allá de una transitoria vida, brindándonos la posibilidad
de vivir embargados de un optimismo naturalmente autogenerado a lo cual puede llamársele “un
aire más puro”. Sin embargo lo común es que vivamos tratando de ocupar el tiempo en cosas
banales en lugar de abocarnos al real objetivo de nuestra existencia, cual es indagar sobre:

¿Quién soy?, ¿De dónde he venido?, ¿Adónde voy? Sí así lo hacemos, estaremos en
condiciones de dilatar nuestro horizonte espiritual que es a lo que fundamentalmente nos
inducen los Hermanos Mayores, en esta oportunidad a través de las Cartas Rosacruces, a las
cuales con mucho respeto y empeño estamos intentando comentar. Como las mismas no son de
mucha divulgación comenzaremos a transcribirlas literalmente comenzando en esta oportunidad
con la primera hasta llegar a la séptima, a través de futuras publicaciones, dejando constancia
que su traducción castellana, efectuada oportunamente con mucha buena voluntad, puede ser
mejorada técnicamente.

Esperamos que esta joya espiritual que se nos ha brindado puede servir de impulso e
incentivación a todos los estudiantes, ya que toda labor que se lleve a cabo relacionada con lo
que ocurre dentro de nosotros mismos puede brindarnos la posibilidad de hacer resurgir el
interés por estas Enseñanzas que tienen un valor inigualable, máxime en estas horas cruciales
en la historia de la humanidad.

Muy afectuosamente.

Pedro S. Tavacca
(tavacca.pedro@gmail.com)

20 de Junio de 2011

* * *

miércoles, 1 de junio de 2011

EL AUTOCONOCIMIENTO ( VIII )



“Si la conciencia y la actividad del hombre hállanse
continuamente concentradas en las cosas externas, la
luz que se irradia desde la centella divina desde el
interior del corazón, va debilitándose poco a poco y
desaparece finalmente; pero si se alimenta y aviva el
fuego interno destruye los elementos groseros, atrae a
otros sutiles que hacen al hombre más y más espiritual y
actualizan sus potencias divinas”.”

(Carta Rosacruz Nº I - “Sabiduría Divina”)


EL AUTOCONOCIMIENTO ( VIII )

Desde hace pocos meses quien
escribe, a título personal, efectúa
estos comentarios vinculados con un
tema no muy frecuentemente
comentado, relacionado con lo que
oportunamente fue publicado en “Ray
from the Rose Cross” (Rayos de la
Rosacruz), según la traducción
castellana adoptada por la Editorial
Kier S.A., bajo el título de:

Cartas Rosacruces

Se las agrupó en el cabalístico número de siete, a saber: I) Sabiduría Divina; II) El medio
práctico de acercarse a la verdad; III) Verdad absoluta y relativa; IV) La doctrina secreta; V)
Los
adeptos; VI) Experiencias Personales y VII) Los Hermanos.

¿Qué particularidad presentaban estos escritos de los Hermanos Mayores quienes
requirieron en su momento la intervención de Max Heindel para dar a conocer las Enseñanzas
Rosacruces, precisamente en los albores de la “Era de Acuario”?

Como aparentemente lo indican los títulos de las Cartas, la mayoría están vinculadas
con el difícil Sendero que debemos recorrer los estudiantes, del cual suele decirse que es tan
angosto como el filo de una navaja y la Carta que ahora intentaremos comentar someramente,
hace referencia a las dificultades que se encuentran en ese arduo camino. Precisamente las
Enseñanzas han llegado al mundo entrando la Era de Acuario que influirá ayudándonos para
que nuestra mente adquiera mayor profundidad, renovación y florecimiento, en la medida en que
podamos recibir y manejar las posibilidades que se nos están presentando.

Concentración en las cosas externas

Al hombre puede resultarle muy atractivo conocer el mundo exterior, sea viajando a los
más lejanos lugares, inclusive a la Luna, explorando a través de modernos telescopios los
misterios del cielo, profundizando a través de los microscopios de la más alta tecnología los
arcanos del átomo o adquiriendo una vasta información sobre materia esotérica, pero a las más
grandes revelaciones sólo podrá encontrarlas dentro de sí mismo, como lo dice esta Carta a
través de la luz que irradia “la Centella Divina desde el interior del corazón”. Con los términos
“Centella Divina” se pretende significar a la divinidad que anida como una chispa de fuego dentro
de los seres humanos.

Cuando se hace mención, en la Carta que intentamos comentar, a nuestra relación con
las cosas que están fuera de nosotros, quizás podría suponerse que se hace referencia
solamente al apego a las cosas materiales como ser propiedades, vehículos u otros bienes, sin
embargo se va más allá del hecho de que esas cosas nos manejen en lugar de ser nosotros
quienes las manejamos. ¿Por qué el comportarse de esa manera resulta desfavorable? Acá no
se trata de hablar de que se está cometiendo una infracción a reglas morales o espirituales sino
de que el adjudicar una primordial finalidad a lo material nos resta energías para vincularnos con
los más altos niveles espirituales.

Así ocurre cuando consideramos al mantenimiento de nuestro negocio comercial,
profesión u oficio, como el motivo principal de nuestro paso por esta vida y podemos agregar la
enfermiza ambición que a menudo nos impele a luchar por ocupar posiciones sobresalientes en
el ambiente en que actuamos sólo para halagar nuestra vanidad; lo cual ocurre en los más altos,
como en los más modestos niveles.

Lo ideal es cumplir con las obligaciones materiales que nuestro destino nos impone
brindándole la importancia que merece el aspecto espiritual que es la razón primordial de
nuestra existencia. De ahí que puede haber personas que vivan retirados totalmente del mundo
material con la finalidad de alcanzar ese objetivo.

Eso no es lo ideal porque lo más difícil y meritorio es vivir en el mundo sin ser del
mundo. Así lo hacen los Hermanos Mayores aunque no llevan una vida pública.

Quizás eso es lo que sugiere una anécdota de la que sería su principal protagonista un
maestro espiritual de mucha sensatez y sabiduría y al cual mucha gente iba a consultar para
contarle sus problemas.

En cierta ocasión fueron a verlo unos viajeros, quienes le expresaron que venían a
visitarlo porque estaban de paso en su lugar de residencia. Para iniciar la entrevista el maestro
les contestó con suma sencillez: “Les anticipo que yo considero que también estoy de paso”.

Actualización de potencias divinas
Esta primera Carta Rosacruz habla del despertar de la “potencia divina” lo cual nos lleva
a expresar que la mera acumulación de conocimientos teóricos no nos conducirá a ponernos en
su contacto porque uno de los primeros requisitos que hemos de cumplir es limpiar el desorden
que con frecuencia impera en nuestro mundo interior. No se trata solamente de adquirir una
apariencia de seriedad, o santidad ocupando cargos a los cuales se les ha adjudicado un rango
que está más allá de lo simplemente humano. Lo natural y más común es que todos en ciertas
épocas estamos en un estado de natural quietud, optimismo y alto nivel espiritual y en otras
épocas caemos en momentos de desilusión y negativismo; algo así como pasar del nivel más
alto de una ola del mar para caer luego al más bajo. En primer lugar hemos de tomar conciencia
de que así como cuando tenemos un desequilibrio físico debemos efectuar estudios o análisis
sobre todo nuestro cuerpo, una evaluación casi similar hemos de efectuar con lo que ocurre en
nuestro mundo interior. Pero aquí sólo se trata de que cada uno tomemos plena conciencia del
desorden, que en mayor o menor medida nos perturba, cuando caemos en contradicciones,
animados por el deseo de realización personal o llevando a cabo lo contrario a lo que
pregonamos; en síntesis debemos darnos cuenta de lo que ocurre en nuestra esfera psíquica
que alcanza una vasta complejidad.

Hemos de llevar a cabo con imparcialidad la observación de lo que en nuestro fuero
íntimo a diario estamos generando porque un estado mental contradictorio no se normaliza
solamente con realizar el esfuerzo para modificarlo. Sí logramos tomar conciencia de las causas
del posible desorden y contradicciones en que podemos caer, con seguridad la observación
misma efectuada con sinceridad, comenzará a ejercer su renovadora función. No olvidemos que
para que evolucione la humanidad en todos sus niveles se hace necesario el cambio interior de
cada uno de sus integrantes.

Este es el objetivo del autoconocimiento que permite que actúe el “fuego interno que
destruye los elementos groseros”, tal como puede leerse en la Carta que textualmente expresa
que “…hace al hombre más y más espiritual y así se actualizan sus potencias divinas”. Un
objetivo similar perseguía Cristo-Jesús el cual instaba reiteradamente a la gente a discernir para
alejarla del error, la confusión y el desorden. El autoconocimiento es la más antigua de las
actividades que practica el hombre y nos permite girar de la ignorancia inconsciente a la
ignorancia consciente para llegar a la sabiduría consciente.

Muy afectuosamente.

Pedro S. Tavacca
(tavacca.pedro@gmail.com)
20 de Mayo de 2011

* * *

sábado, 30 de abril de 2011

EL MUNDO OCULTO


EL MUNDO OCULTO

El día 21 del corriente en esta Sección se publicó una carta del Sr. Alberto
Feldman bajo el título “Fantasmas en la ciencia” vinculada con una de mi autoría que
apareció el día 20. Todo se originó en un valioso artículo periodístico aparecido en este
diario el día 17 bajo el título “Las casas de los fantasmas”, considerando problemas
que atraen públicamente y que han comenzado a tratarse en forma científica.
Sobre esta cuestión el 18 de abril de 1857 Allan Kardec publicó “El libro de los
espíritus” en base a las experiencias que venía realizando en los cuales intervino
posteriormente el astrónomo Camille Flammarion, quién entre múltiples obras sobre
astronomía, publicó también “La muerte y sus misterios” y “Las casas encantadas”. Eso
fue un hito en la historia de la humanidad. Se había abierto el camino hacia el mundo
oculto cuyo tratamiento oportunamente estuvo vedado y hasta condenado con
terribles castigos.

A fines del siglo XIX surge en India la Sociedad Teosófica fundada por Henry S.
Olcott y Helena Petrona Blavatsky quién escribió “La doctrina secreta”, en la cual
actuaron investigadores dotados de las necesarias facultades para pronunciarse sobre
fenómenos paranormales los cuales fueron seriamente considerados. A principios del
siglo XX aparece La Fraternidad Rosacruz fundada por Max Heindel, también dotado de
condiciones aptas para la percepción extrasensorial, quién escribió “El Concepto
rosacruz del cosmos”. Estas dos últimas Instituciones coincidían, salvo insignificantes
diferencias, en que el hombre es esencialmente inmaterial requiriendo para
manifestarse tres cuerpos sutiles, a saber: cuerpo vital, asiento de las actividades
orgánicas inconscientes; cuerpo de deseos, asiento de la actividad emocional y cuerpo
mental, asiento de la actividad racional, todos dentro de un cuerpo físico. Una vez
fuera del mismo, al morir, el ser inteligente o inmaterial, como se le podría llamar,
ingresaría a otra región o dimensión, inmerso sólo en los tres cuerpos sutiles a los
cuales se ha hecho referencia, para iniciar desde allí una trayectoria que escapa al
tema principal ahora en consideración. Se decía que a veces los “muertos” desean
entrar en contacto con sus seres queridos valiéndose de los más variados recursos.
Para los investigadores, en otros casos, algunos de los llamados “espíritus” no son
“muertos” sino sólo formaciones de levísima materia vitalizada, que suelen percibirse
como figuras o sonidos carentes en absoluto de inteligencia. Eso puede ocurrir en
algunas “casas encantadas” por lo cual no hay una regla general para aplicarse en
todos los casos. Como se ve, nuevos horizontes se han abierto en la búsqueda de las
respuestas a lo que ocurre después de la muerte.

Pedro S. Tavacca
tavacca.pedro@gmail.com


* * *

El valor del optimismo

El valor del optimismo


El vocabulario corriente hace uso de los términos "mala onda" y "aura negativa", que en su simpleza encierran una gran verdad. Una persona portadora de contrariedades y de problemas emite una vibración u onda negativa que es captada por aquellos con los cuales se pone en contacto, a pesar de que no pronuncie palabra alguna. Con relación a lo que se denomina aura, es la "atmósfera inmaterial que rodea a ciertos cuerpos". Hasta algunos le han adjudicado colores indicativos de la calidad vibracional cuando se trata de personas. El rojo indicaría violencia, el gris depresión o tristeza, el negro maldad, el amarillo inteligencia y el celeste espiritualidad. No todo termina en la onda vibratoria y los colores del aura sino que estas variables son generadores de cambios hormonales. Una persona violenta está generando permanentemente adrenalina, la cual le causará elevación de la presión arterial ,y en el caso de otra aquejada de crónica tristeza quizás esté próxima a una enfermedad, como ya lo ha comprobado la ciencia médica. La persona equilibrada y afectuosa autogenera hormonas benignas que influyen positivamente en su salud transmitiendo su buena disposición a los demás; sin embargo las vibraciones negativas que se puedan autogenerar atraen a las similares que nos rodean incrementando las propias con natural perjuicio. Todos debemos enfrentar hechos que nos contrarían pero la cordura indica que debemos recibirlos no con inoperante resignación, sino con constructiva laboriosidad y sin desequilibrios emocionales. A menudo hechos negativos fueron comienzos de favorables circunstancias. Si algo que nos sucede motiva nuestro desagrado en lugar de reaccionar torpemente hemos de investigar su causa, porque suele ocurrir que la misma ha sido motivada por nuestro inadecuado comportamiento. Se ha dicho con razón que todos generamos nuestro destino. Es fundamental vivir animados por el optimismo pues en tal forma generamos un aura positiva atrayendo las similares que están alrededor. La "buena onda" allega hechos positivos.

Pedro S. Tavacca

tavacca.pedro@gmail.com

http://www.lacapital.com.ar/ed_impresa/2010/1/edicion_438/contenidos/noticia_5650.html

* * *

Hacia una nueva humanidad

Hacia una nueva humanidad

  • La conocida imagen de un buitre observando amenazadoramente a un niño originó la fotografía tomada en Africa por el periodista gráfico Kevin Carter, que obtuvo el premio Pullitzer 1994 y que podría considerársela como el logotipo representativo de nuestra actual civilización en la cual los niños y los indefensos son las primeras víctimas de los que ejercen el poder. Hagamos un simple recorrido y comencemos diciendo que vemos con perplejidad que algunos países vecinos como Chile, Venezuela y Brasil están adquiriendo armas y reforzando sus fuerzas de mar, tierra y aire y que este último supuestamente proyecta la fabricación de una bomba no convencional, todo en un continente caracterizado por un harto deficiente nivel educativo. Los sabios egipcios y griegos que tenían conocimientos muy profundos fijaron el devenir de la humanidad en eras que se han ido sucediendo una tras otra a través de milenios. Está comenzando a asomarse ahora la que se caracterizará por la conquista del espacio por parte del hombre, el auge de las comunicaciones inalámbricas y lo que más nos interesa en estos momentos, por el despertar del altruismo entre los seres humanos. A no dudarlo, la desarmonía que reina a nivel general se origina en el desequilibrio personal de cada uno de los individuos que integramos el conjunto, sin excepción alguna, en mayor o menor medida. Para ir solucionando esto progresivamente sus integrantes deberíamos ir preparándonos desde la más temprana edad recibiendo una adecuada educación, que consiste en el proceso mediante el cual una persona despierta su capacidad intelectual para llegar a pensar adecuadamente o sea a discernir correctamente sobre cosas, hechos o ideas. Deberá favorecerse también, en el niño, el despertar de la sensibilidad para poder entrar en contacto emocional con todo lo que le rodea, lo cual le permitirá, en el futuro, ser amable, comprensivo y afectuoso. Actualmente es ideal para nuestro país y toda Sudamérica la creación de más y más escuelas primarias que pueden llegar a ser células generadoras de valiosa educación en especial en una edad que es crucial en la vida humana. Los seres más preclaros que pisaron la Tierra y ejercieron una notoria y positiva influencia sembraron la semilla del equilibrio, la concordia y el afecto. Es el único camino para que nuestra civilización pueda estar representada por un logotipo con la presencia de una paloma blanca desplegando sus alas sobre una multitud de niños alborozados provenientes de todas las razas y naciones entonando canciones impregnadas de felicidad y alegría, como sólo las saben entonar esos pequeños seres merecedores de nuestro mayor afecto.

1ª PONENCIA




1ª PONENCIA

Ordenemos nuestro mundo interior
y la Fraternidad Rosacruz cumplirá plenamente sus objetivos

FUNDAMENTOS

Max Heindel decía en “Enseñanzas de un Iniciado”, pág. 193; “Es triste, sin embargo,
darse cuenta de que a pesar de nuestras buenas intenciones ha de venir un día en que la
Fraternidad Rosacruz tendrá que seguir el camino de todos los demás movimientos
semejantes. Instituirá leyes y la usurpación del poder causará su cristalización y
desintegración. Pero tenemos el consuelo de que entonces nacerá de sus ruinas algo más
importante y mejor, como ha nacido igualmente de otras estructuras que habían servido
ya a sus fines y que están actualmente en camino de disolución.”.
En otro lugar de sus publicaciones decía: “Análogamente hoy, cuando el cristianismo
parece casi olvidado ¿nos permitiremos ser apartados del Sendero por los hermanos de
la sombra? ¡Seguramente que no! ¡Aprieten las filas Probacionistas! ... Rehabiliten la
Causa de Cristo y ustedes llegarán a obtener una gran recompensa en el crecimiento
anímico.” Con el advenimiento de la Era de Acuario ahora ha llegado el momento en que
pongamos en juego nuestra mayor pasión para obtenerla.
En primer término hemos de profundizar en las Enseñanzas para comprender su más
oculto sentido y razón de ser. En segundo lugar valoremos el mensaje de la Astrología la
cual nos permite conocer nuestra relación con el Cosmos dentro del cual evolucionamos
y adquirimos experiencia.
Hemos de esmerarnos asimismo en la realización de los distintos Servicios del Templo,
los cuales nos permiten devocionalmente unificar, potenciar y expandir nuestros más
puros sentimientos.
Resulta, fundamental e ineludible la práctica de los “Ejercicios Espirituales” teniendo
especialmente en cuenta la sugerencia que nos dejaron los Hermanos Mayores en la Nº
VII de las “Cartas Rosacruces”, que decía entre otras cosas, “El aspecto externo de la
constitución humana puede estudiarse por medio de métodos externos, pero el
conocimiento de su organismo invisible sólo se alcanza por introversión y estudio de sí
mismo. El más importante consejo que hemos de darte, es por tanto APRENDE A
CONOCERTE TU PROPIO YO”.

Este tema debe considerarse en profundidad a través de Páginas o Foros Rosacruces, a
lo cual me comprometo a llevar a cabo humildemente en forma personal porque es un
tema de mi predilección, con miras a que podemos ahondarlo, ingresando así, en el
camino de nuestra auto transformación. Si ordenamos nuestro mundo interior
comenzaremos a resolver nuestros impedimentos personales alojados en lo más
profundo de nuestro ser. Posibilitaremos así que pueda concretarse en una mayor
medida lo que proyectaron los Hermanos Mayores de la Orden Rosacruz a fin de
“continuar paciente y asiduamente la buena obra, para que perdure y sea un
instrumento más poderoso que cualquiera de sus predecesores para la elevación de la
humanidad”.

RESOLUCIÓN

Por lo expuesto el 7º Encuentro Rosacruz Americano sugiere que debe adjudicarse,
dentro de los Centros y Grupos, la seriedad que merece la profundización teórica de las
Enseñanzas; la realización respetuosa de los Servicios del Templo; la sensatez que merece
el estudio de la Astrología; y la trascendencia de la práctica de los Ejercicios Espirituales
Rosacruces, en especial la ardua tarea del autoconocimiento.
Pedro S. Tavacca – Probacionista 6945

2ª PONENCIA

Diseminación de las Enseñanzas

1) Por medio de la Prensa Oral y Escrita:
Es necesario hacerlo ahora con mayor intensidad, a partir de este año, porque sí bien
las Páginas pertenecientes a estudiantes rosacruces pueden permitir un intercambio
de opiniones entre nosotros; no es de menor importante hacer uso de los medios que
usa la gente que no conoce nada de nuestras Enseñanzas. Por medio de “Cartas de los
lectores” del diario “La Capital” de la ciudad de Rosario, decano de la prensa argentina,
se han publicado últimamente un buen número de informaciones vinculadas con las
mismas, dentro de una estructura de 250 palabras, dando lugar a que las Enseñanzas
se hagan públicas. Se adjuntan dos de las varias fotocopias de temas que están
actualmente en discusión.
Es necesario que en todos los Centros se lleve a cabo la publicidad necesaria para
que las Enseñanzas se continúen diseminando.

2) Por medio de un Manual Rosacruz:

Es urgente dar cumplimiento a la imperiosa necesidad de efectuar una modesta
publicación de no más de 100 a 150 páginas que sinteticen la bibliografía rosacruz
para su distribución entre posibles interesados en conocerlas. Hay que designar a los
redactores del proyecto que deberá concluirse antes de fines del otoño (ARG).

Pedro S. Tavacca – Probacionista 6945

* * *

La reencarnación no se demostró (II)

La reencarnación no se demostró (II)



Contestando amablemente una carta del 28 del mes pasado, me limitaré a traer a colación apreciaciones de notables ocultistas. El legendario Hermes Trismegisto, Platón, Pitágoras, Blavatsky, Besant, Max Heindel y otros coincidían en que existen siete planos de manifestación en el Cosmos en uno de los cuales, el material, nosotros actuamos. Cada uno en lo más íntimo de nuestro ser, somos una mónada o chispa divina generada por el Creador, dentro de un número infinito y todos estamos evolucionando a través de dichos planos, yendo y viniendo, lo cual genera la reencarnación con la consecuente ley del karma. La mónada está envuelta en un cuerpo mental, uno emocional y uno vital, que se interpenetran dentro de un cuerpo físico. Este está unido a la terna de cuerpos mencionada por lo que se ha llamado "cordón plateado", cuyo corte o destrucción provoca la muerte que se produciría dentro de los tres días, aproximadamente, de la cesación de los signos vitales tradicionales. Sugieren, por lo tanto, no cremar cadáveres dentro de ese lapso. Como esto no es de aceptación unánime, lamentablemente pueden ocurrir hechos como el publicado por La Capital el día 18/02/10 que rezaba "La dieron por muerta y revivió en una funeraria". Se trataba de Noelia Serna que estuvo internada en el Hospital Universitario de Cali (Colombia). Cuando la ciencia oculta sea debidamente comprendida cambiará en muchos aspectos, favorablemente, el comportamiento humano. Al respecto puede leerse al doctor Brian Weiss en "Muchas vidas, muchos sabios", Annie Besant en "Reencarnación y Karma" y Max Heindel en "Concepto Rosacruz del Cosmos".

Pedro S. Tavacca,

tavacca.pedro@gmail.com

* * *

http://www.lacapital.com.ar/ed_impresa/2010/3/edicion_519/contenidos/noticia_5052.html

*

LEY DE CAUSA Y EFECTO

Hermes Trimegisto

LEY DE CAUSA Y EFECTO

Un legendario sabio egipcio, Hermes Trimegisto describió siete leyes como vigentes en la Tierra, quizás también en el Sistema planetario y el Cosmos, a una de las cuales llamó de “causa y efecto”. La misma se sintetiza diciendo que cualquier efecto proviene de una causa y cualquier causa produce un efecto. En nuestro país, dentro del quehacer humano, nos están sorprendiendo hechos altamente lamentables originados en causas perfectamente determinadas. Con honda preocupación se percibe un auge de la delincuencia, protagonizada especialmente por jóvenes adictos a la droga y el alcohol. Indudablemente ellos se manejan dentro de muy limitados parámetros psicológicos, por supuesto resultantes de una deficiente educación. Cualquier ser humano es digno de recibirla y dentro de sus posibilidades tiene el deber moral de colaborar para que se la brinde a los demás. Aclaremos que la misma no consiste sólo en adquirir conocimientos librescos sino también en favorecer el despertar de la sensibilidad y el afecto.

La totalidad de los funcionarios, ya sean nacionales, provinciales o municipales deben asumir con mayor vehemencia estas elementales verdades ya que la educación es el motor que genera la grandeza de los pueblos, que son los que deben sentir profundamente la necesidad de que se recojan sus frutos que influyen en todos los niveles, en beneficio común. Si esto no se comprende, la ley de “causa y efecto” nos hará padecer cada vez con mayor intensidad los efectos altamente preocupantes que estamos comentando, porque no se ha trabajado sobre sus causas más profundas, llevando a cabo asimismo, con mayor acierto, la adopción de justas y usuales medidas de prevención y vigilancia.

De todo este complejo problema todos somos responsables, en mayor o menor medida, pero por lo visto hasta ahora no lo hemos evaluado en su adecuada dimensión.

Pedro S. Tavacca

tavacca.pedro@gmail.com

* * *

FUNES Y SU PARQUE RECREATIVO

15:40 25-02

FUNES Y SU PARQUE RECREATIVO

Las primeras gestiones del colonizador Tomás J. de la Torre para fundar el pueblo de San José, las realizó en la ciudad de Rosario, a mediados de 1874: El diario “La Capital” manifestaba: “Trátase de la fundación de un pueblo en la línea del Central Argentino, a 16 kilómetros de Rosario, es decir, en un punto intermedio entre esa ciudad y Roldán.
Las primeras gestiones del colonizador Tomás J. de la Torre para fundar el pueblo de San José, las realizó en la ciudad de Rosario, a mediados de 1874: El diario “La Capital” manifestaba: “Trátase de la fundación de un pueblo en la línea del Central Argentino, a 16 kilómetros de Rosario, es decir, en un punto intermedio entre esa ciudad y Roldán. El ferrocarril, al principio dos veces y luego cuatro al día, parará en el paraje designado para ser convertido en pueblo que será llamado San José. El terreno elegido es magnífico y tan hermoso como es posible hallarlo a tan corta distancia de la ciudad. Sus accidentes le dan todos los atractivos de la hermosa vista y los alicientes de una salubridad perfecta, garantida por su desahogo y sus declives felices”. Un anunciado paseo hasta el pueblo fue una realidad el 9 de marzo de 1875 y a la hora convenida el tren expreso partió a las diez de la mañana desde la estación Rosario Central hasta la estación Bandera recientemente instalada por la empresa del Ferrocarril Central Argentino. El viaje duró sólo veinte minutos y los paseantes en número de 400 fueron agradablemente impresionados por el alegre aspecto que ofrecía el terreno que es la preciosa ladera de una cuchilla en los campos que rodean a Rosario. La llegada fue muy grata, propendiendo a esto la Banda de música, contratada al efecto. Los visitantes quedaron gratamente sorprendidos ante la cantidad de pájaros que surcaban el aire, deteniéndose algunos en los agrestes follajes donde entrelazaban sus nidos. Los había de cautivantes colores que se mezclaban con nubes de vistosas mariposas, todo actualmente diezmado por las fumigaciones agropecuarias que han hecho desaparecer hasta las lechuzas y los sapos. Estos existían como plaga, lo cual en algún momento indujo a llamar al pueblo “San José de los sapos”. Del análisis de la documentación existente sobre la creación del pueblo San José, surge que con la promulgación de la Ley del 19 de agosto de 1875 quedó sellada su suerte. Claro está que, si tomamos como referencia la fecha en que de la Torre inició las gestiones para crear el pueblo, deberíamos expresar que el mismo fue teóricamente creado el 1º de Mayo de 1875. A partir del 10 de mayo de 1875 los trenes que hacían el recorrido desde Rosario hasta Tortugas y viceversa se detenían en la primera estación saliendo de Rosario, denominada “Bandera”. A partir del 23 de junio de aquel año la estación se llamó AVILA-FUNES y el domingo 27 de agosto de 1893, el nombre de la estación fue cambiado por el de Funes, haciéndose notar que los nombres que se fueron adoptando respondían a los apellidos de los distintos dueños de la tierra originaria en la cual iba a surgir el pueblo. La belleza de paraje motivo a muchos interesados en adquirir lotes con lo cual el pueblo comenzó a crecer con las alegrías y las penas de los primeros pobladores que siempre sintieron por él un verdadero afecto viviendo en un principio con la mayor armonía, animados por un sano sentimiento de familia grande. El pueblo se fue integrando con colonos dedicados a la agricultura y ganadería primordialmente a la producción lechera. Se funda una escuela, una parroquia y otras dependencias y en estos últimos tiempos surgió un periódico “La Verdad Funense” bajo el lema: “Hay tres verdades: la tuya, la mía y la verdad”; pero quedó incumplida una imperiosa necesidad que en otras poblaciones fue plenamente cubierta; cual es la existencia de un parque recreativo ricamente arbolado. A Funes, en estos últimos tiempos, después de convertirse en ciudad, se le presentó la brillante oportunidad de ir contando con espacios verdes destinados a plazas y lugares para recreación, surgidos de los loteos y barrios cerrados que se hubieran generado. Actualmente, según datos extraoficiales, existirían dos importantes fracciones sobre las cuales el municipio tendría inalienables derechos de propiedad. Una es de 8,8 Has en las adyacencias de la autopista Rosario- Córdoba y Ruta S34 y otra de 12 Has en las cercanías del Club Israelita, los cuales han sido celosamente mantenidos por el municipio. La creación del Parque Recreativo es una obra prioritaria para Funes que debe generarse por la Municipalidad con la estrecha colaboración de los vecinos, porque dentro de muy pocos años podría adquirir valor turísticoen el litoral si todo se maneja con sumo desinterés y vocación de servicio, lo cual traería ingentes beneficios a la ciudad. Imaginemos lo que sería contar con varias manzanas con árboles como existen en la modesta plaza ubicada sobre la Ruta Nº 9 cuyas especies fueron colocadas hace alrededor de cincuenta años. Funes siemprecontó con muchos vecinos entusiastas de la más disímil categoría social, como ser profesionales, trabajadores, artistas o padres de familia que trabajaron con desinterés por el bien común sólo por amor a la obra, lo cual en esta particular circunstancia puede volver a repetirse. Sólo se requiere, en este caso, comprender el valor de esta iniciativa, que no es superflua sino indispensable para el mantenimiento de la salud de la población, su bienestar y equilibrio emocional. Ha venido gente capacitada a la ciudad para colaborar en la tarea de que se transforme realmente en Jardín de la Provincia, tal como era la aspiración de Tomás J. de la Torre y que ha perdurado de generación en generación. Eso dará lugar a que allí puedan celebrarse reuniones de artistas y disertantes de la más variada índole, o sea transformarse en el origen de un centro cultural. A las tierras las tenemos, indiscutiblemente la buena voluntad de las autoridades municipales también; sólo nos queda ponernos a trabajar sobre algo que entre todos podemos hacer realidad.

Pedro S. Tavacca (tavacca.pedro@gmail.com)

* * *